• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

“Tengo cinco días esperando que me entreguen a mi hija para enterrarla”

La madre de Yaremis Ortega espera que el Cicpc detenga al responsable del crimen | Foto: Raúl Romero

La madre de Yaremis Ortega espera que el Cicpc detenga al responsable del crimen | Foto: Raúl Romero

Luz Silvera, madre de Yaremis Yinei Ortega, manifestó su descontento en la morgue de Bello Monte por la demora de los trámites para retirar el cuerpo de la mujer que fue hallada muerta en la Cota 905 el 15 de julio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luz Silvera llora desconsolada por el asesinato de su hija Yaremis Yinei Ortega en las afueras de la morgue de Bello Monte. La impotencia de la mujer, que estuvo dos meses sin saber de su hija, se acentúa pues tiene cinco días realizando trámites en la medicatura forense de Caracas para que le entreguen el cuerpo de su familiar.

“Desde el martes estamos en esto y ahora que quiero enterrar a mi hija, no me dicen nada. Habíamos planificado el sepelio para hoy domingo a las 10:00 am, pero no sabemos cuándo podremos realizarlo porque aún faltan otras pruebas que le deben hacer. Es muy injusto todo porque en el estado que la encontramos no la podemos velar”, dijo la mujer entre llantos.

El cuerpo de Ortega fue hallado en estado de descomposición dentro de un pipote en el interior de su vivienda ubicada en el barrio Las Quintas de la Cota 905 el 15 de julio por unos vecinos de la zona que tenían intenciones de invadir y, al percatarse del olor de putrefacción, la localizaron. Posteriormente, la junta comunal de la zona se comunicó con los familiares de la mujer.

Silvera informó que su hija tenía cinco meses de embarazo. Los familiares de la víctima, que es la mujer número 50 asesinada en lo que va de año en Caracas, presumen que el responsable del crimen es su pareja pues el hombre la celó públicamente en varias ocasiones.

“Mi hija tenía 7 meses de relación con Nélson Fuentes Vásquez, de 49 años de edad. Es sargento de la milicia. Nunca confié en el él y siempre se lo dije a ella, pero como él le cocinaba y limpiaba, estaba enamorada. Él tiene que pagar tarde o temprano por lo que le hizo a mi hija, pero aquí no hay ley”, precisó la madre de Ortega.