• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Dos detenidos por homicidio del capellán de la Marina

Los delincuentes lo mataron porque se negó a llevarlos a la residencia en la que se quedaría esa noche, en Caurimare, donde querían cometer un robo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La División contra Homicidios del Cicpc resolvió el caso del sacerdote Reinaldo Herrera Lures, de 50 años de edad, ultimado de dos tiros el 25 de septiembre en la noche. Lo mataron porque se negó a llevar a un grupo delictivo a la residencia en la que se quedaría esa noche, en un edificio de Caurimare, donde vive una familia amiga, informó ayer Daniel Álvarez, jefe de esa unidad.

En la pesquisa adelantada, los investigadores detuvieron a José Luis Díaz Pacheco y a Jonathan Deivis Jaramillo Sánchez, ambos de 26 años de edad, en un allanamiento practicado en el barrio La Agricultura en Petare. Ambos tienen medida privativa de libertad dictada por el Juzgado 43º de Control por los delitos de homicidio calificado ejecutado con alevosía por motivos fútiles, asociación para delinquir, robo agravado, porte ilícito de arma de fuego y alteración de seriales. El juez designó como sitio de reclusión la cárcel de Tocorón, en Aragua.

En el sitio del allanamiento les incautaron dos carros marca Fiat Palio, uno verde y otro gris, que usaban para cometer fechorías, así como una pistola Tanfoglio 9 milímetros con los seriales devastados.

Los hermanos Fernando y Eduardo Gómez López, de 19 y 18 años de edad, respectivamente; Karin Tahhan, de 20 años de edad; y otro individuo conocido como Petarito están solicitados.

Álvarez dijo que estos hombres integraban una banda que merodeaba por Caurimare, Macaracuay y otras urbanizaciones cercanas, con el fin de sorprender a trotadores o personas que sacan a pasear a sus mascotas, para obligarlos a llevarlos a sus viviendas y cometer robos.

El sacerdote, que era capellán de la Infantería de Marina y capitán de corbeta asimilado, se negó a la petición de los delincuentes cuando se bajaba de su vehículo Aveo, luego de estacionarlo frente al edificio en el que vive su amiga. Los delincuentes decidieron llevárselo y los mataron; además, le robaron 5.000 bolívares que cargaba.

El cadáver lo abandonaron a la entrada del distribuidor Mampote en la autopista Gran Mariscal de Ayacucho, en sentido hacia Caracas. Fue hallado el 26 de septiembre.

El dato
Daniel Álvarez, jefe de Homicidios, informó que luego de la publicación del caso de la detención de dos mujeres que suministraron Rivotril a tres hombres para sedarlos y robarlos, y uno de ellos falleció por intoxicación, se han presentado denuncias de otras víctimas en situaciones similares.