• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

43 detenidos se fugaron de dos sedes del Cicpc

La policía judicial, junto con otros cuerpos de seguridad, realiza operativos para recapturar a los escapados 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas realizan un operativo en conjunto con otros cuerpos de seguridad para recapturar a 43 detenidos que se fugaron de la sede del Eje Oeste de Homicidios y de la Subdelegación de Simón Rodríguez del Cicpc ayer en la madrugada.

En la primera sede, ubicada en Propatria, se escaparon 35 detenidos, mientras que en la subdelegación de Simón Rodríguez 8 personas se dieron a la fuga, informaron fuentes policiales.

Jorge Aular, de 20 años de edad, es uno de los detenidos que se fugó de la sede del Eje Oeste de Homicidios del Cicpc. Uno de los familiares del hombre, que estaba detenido allí desde hace 10 meses por el delito de homicidio intencional, dijo que funcionarios de la policía judicial llegaron a su vivienda, ubicada en el callejón La Esperanza del Primer Plan de La Silsa, sin orden de allanamiento para recapturar al hombre.

Ayer, poco antes del mediodía, madres y esposas de los presos estaban en las afueras de la sede del Cicpc ubicada en Propatria para llevarles alimentos a sus parientes. A Wendy Carmona, esposa de uno de los internos, no le informaron si su pareja fue uno de los 35 fugados.

Carmona denunció que su esposo, detenido en esa sede desde enero por el delito de homicidio, comparte una celda con 90 personas: “La celda tiene un espacio aproximado de una cancha abierta. Allí están hacinados. Duermen incómodos y muchos tienen enfermedades en la piel. No los han trasladado a cárceles y, en el caso de mi esposo, no ha sido sentenciado”.

Problema de vieja data. No es la primera vez que se registran fugas de detenidos que permanecen en calabozos de sedes policiales. El 25 de agosto funcionarios de Polichacao evitaron un intento de fuga durante una requisa que realizaron y en la que se percataron de que los internos abrieron un boquete. Organizaciones como el Observatorio Venezolano de Prisiones y Una Ventana a la Libertad han denunciado que la crisis carcelaria se ha trasladado a las sedes policiales, donde los detenidos deberían permanecer 48 horas como máximo pero en realidad algunos tienen más de dos años sin ser trasladados.

El OVP calcula que 14.000 detenidos permanecen en sedes policiales. El 30 de agosto El Nacional publicó un trabajo con datos que obtuvo de 13 sedes policiales. Para esa fecha 699 detenidos permanecían hacinados, a la espera de traslado a un centro penitenciario.