• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Con detectores de armas y cámaras se blindan líneas de transporte

Más de 30 robos se producen a diario en las unidades de transporte público en Caracas / Foto Archivo/ Nelson Castro

Más de 30 robos se producen a diario en las unidades de transporte público en Caracas / Foto Archivo/ Nelson Castro

La Central Única de Autos Libres y por Puestos registró por lo menos 50 asesinatos a transportistas en la Gran Caracas en 2014

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Casandra Itriago intentó pasar inadvertida el martes pasado a las 7:00 am cuando se subió en una camioneta de transporte público en el terminal de Guarenas para ir a Caracas a hacer diligencias. Aunque la mujer no se puso zarcillos, se escondió el celular en un bolsillo del pantalón y se sentó en la parte de atrás del autobús, a su lado viajaban tres delincuentes que minutos después asaltarían a todos los pasajeros.

“Eran tres jóvenes que no tienen más de 20 años. Quizá uno de ellos, que era el más nervioso, es menor de edad. El hombre que estaba sentado a mi derecha recibía llamadas a cada rato. Luego, cuando pasamos por Terrazas del Ávila, él se comunicó con los otros dos pasajeros que tenía a mi izquierda. De repente se levantaron, sacaron las pistolas de sus koalas y pidieron que nadie gritara porque si no comenzaría la plomamentazón”, relató la mujer.

Ese día, los pasajeros fueron despojados de sus celulares e incluso de las loncheras de la comida. Posteriormente, ella entendió que el hombre que recibía las llamadas era el encargado de coordinar el encuentro con otro delincuente que los buscó en un vehículo en Caracas para cargar con el botín.

Los delitos en transporte público se multiplican a diario en camionetas de pasajeros en la Gran Caracas, pese a que desde noviembre de 2011 está prohibido el porte y uso de armas de fuego en estas unidades y la vigencia de planes de seguridad como el Patria Segura, que involucra el Patrullaje Inteligente en el que 3.700 funcionarios de policías municipales, PNB, GNB, Guardia del Pueblo y Polimiranda están desplegados en 158 cuadrantes en los que se dividió la ciudad.

Otros 21 programas anteriores tampoco han logrado combatir la delincuencia, entre ellos el Ruta Segura, puesto en funcionamiento en 2008 y que preveía que soldados de la GNB viajaran en las unidades durante el recorrido para resguardar la seguridad de usuarios, choferes y colectores de las rutas entre Caracas-La Guaira, Guarenas-Guatire-Caracas, Los Teques-Caracas, Valles del Tuy-Caracas; así como las rutas urbanas Plaza Catia-El Silencio, Catia-Petare y Cotiza-El Silencio. Entonces también se ofreció colocar GPS, botón de pánico y cámaras en las unidades; un plan piloto se inició en el terminal Río Tuy y al poco tiempo se abandonó. 

Ante la falta de efectividad de estos programas, las propias líneas asumen el resguardo de pasajeros y choferes. Desde hace cuatro años, Manuela Balbino trabaja como la fiscal de seguridad de la línea Hacienda Casarapa, que cubre la ruta La California-Guarenas. La mujer utilizaba una paleta para detectar armas de fuego y metales. La medida se aplica en líneas de la periferia. La vigilancia de Balbino llega más allá: hace un año graba con una cámara los números de las busetas y los rostros de todos los pasajeros antes que cada unidad inicie su recorrido y en las filas hace cateo a los sospechosos o los que no le "dan confianza”: “A los hombres hay que revisarles hasta la entrepierna porque allí se han metido pistolas. A algunas mujeres no les gusta que las revise o que inspeccione a sus acompañantes, pero a todos les digo que si no les gusta, que no se monten”.

Sin denuncia. La falta de denuncia hace que no se pueda cuantificar un delito que se ha hecho cotidiano. Las víctimas de robos en autobuses no denuncian por falta de confianza en las autoridades y por lo engorroso de los trámites. Sin embargo, Andrés Abreu, directivo de la Central Única de Autos Libres y Por Puestos y del Bloque de Conductores del Oeste, indica que en 2014 por lo menos 50 transportistas fueron asesinados en esa área de Caracas.

“Muchos reportes y denuncias no llegan a las autoridades. Tengo tiempo llevando las estadísticas y recopilo las informaciones publicadas en la prensa sobre los asesinatos a conductores de busetas y taxis, pues al final todos somos transportistas”, dijo.

En lo que va de 2015 dos personas han sido asesinadas y cuatro heridas en dos asaltos cometidos en busetas a plena luz del día en Caracas y hasta el viernes 4 taxistas habían sido asesinados cuando hacían una carrera. El 15 de enero, Robert Ollarves, de 19 años de edad, fue ultimado en una unidad que abordó en San Bernardino para cometer un atraco. Un usuario que iba armado lo enfrentó. Ambos resultaron heridos, al igual que otras dos personas. Ollarves, que trabajó como extra en la película venezolana Hermano, murió posteriormente en un centro asistencial.

Un día después, un adolescente de 16 años de edad fue asesinado en un autobús que transitaba por La Cortada de Catia por el parrillero de una moto que se asomó por una ventana de la unidad y le disparó ocho veces al joven al que confundió con otro hombre. En el hecho una mujer fue herida. 


Intentos fallidos José Luis Montoya, presidente de la Central Única de Autos Libres y por Puestos, critica las iniciativas del gobierno en materia de seguridad en el transporte público: “La inseguridad cada vez es peor en las busetas. No es de ahora. Recuerdo que el 20 de mayo de 2003 sostuvimos una reunión con el presidente Hugo Chávez, y aunque en esa oportunidad se nombraron comisiones para la flota de transporte y de vialidad no se ha hecho nada. El plan Ruta Segura, que se desplegó en 2008, tampoco sirvió para atacar el problema. Igualmente se han dado ideas para un sistema satelital en los vehículos, pero no se ha concretado”. Ahora el gremio espera los alcances del anuncio hecho el viernes por la ministra de Interior y Justicia, Carmen Meléndez, sobre la intención de volver desarrollar un proyecto junto con el despacho de Transporte Terrestre para ofrecer protección a los transportistas a través de un sistema GPS.