• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

“No se dan cuenta de que los policías dan la vida por los demás”

Al oficial jefe Edison Antonio Castro Orta le dispararon para robarle una cadena de oro cuando estaba con su hijo y su ex pareja / Ernesto Morgado

Al oficial jefe Edison Antonio Castro Orta le dispararon para robarle una cadena de oro cuando estaba con su hijo y su ex pareja / Ernesto Morgado

Le otorgaron la Orden de Palma, máxima condecoración de la alcaldía. Compañeros del polichacao asesinado en Guarenas lo recordaron como una persona responsable y alegre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sin moverse, vestidos con el uniforme y con los cascos puestos, cuatro funcionarios de la Brigada de Motorizados de la Policía de Chacao montaron guardia alrededor de la urna del oficial jefe Edison Antonio Castro Orta, de 37 años de edad, durante el velatorio. Lucían una cinta negra en el lado izquierdo del pecho como símbolo de duelo por el efectivo 63 que ha sido víctima de la violencia en la Gran Caracas.

“Nadie toma en cuenta la labor del policía, no se dan cuenta de que nosotros damos la vida por otros, por gente que no conocemos”, dijo el oficial agregado Leomar León, compañero de labores de Castro Orta durante seis años.

El 25 de septiembre Castro Orta no dio la vida por desconocidos, sino que fue víctima del hampa a la que venía combatiendo desde hacía nueve años. Un hombre le pidió que le entregara la cadena de oro cuando estaba en una panadería cerca de la urbanización Terrazas del Este, junto con su hijo de 2 años, la mamá del pequeño y un amigo. Se resistió y el asaltante le hizo nueve disparos. Al caer, le quitó la cadena y el arma de reglamento.

“Es algo muy triste perder a una persona que realmente tenía valor, que logró graduarse en la universidad, que era responsable con su familia y con su trabajo y pierde la vida de la nada, sin hacerle daño a nadie”, manifestó León.

Castro Orta tenía un mes de haber terminado sus estudios de Derecho en la Universidad Santa María y esperaba la entrega de título, programada para 2014. “De él aprendimos a no quedarnos estancados, a buscar tener un título para progresar como profesionales”, mencionaron sus compañeros más allegados, quienes recordaron que su rutina era entregar la guardia a las 3:00 de la tarde para ir a la universidad.

El comisario Richard Cordero, director de Investigaciones de Polichacao y amigo de estudio del funcionario asesinado, comentó que su repudio hacia las injusticias fue una de las razones por las que escogió la carrera. “Nunca llegaba tarde y siempre acataba las normas”, dijo.

Su hijo, su adoración. Hace dos años nació el hijo del oficial Edison Antonio Castro Orta. Desde ese momento el hombre lo mantuvo presente en las conversaciones con sus compañeros.

“Tenía su foto en el pin de Blackberry. Todo lo quería para él. Buscaba crecer profesionalmente para darle comodidades a su hijo”, dijo el oficial agregado Leomar León.

El funcionario de Polichacao recordó que el día de la muerte de Castro Orta, ambos habían salido a patrullar juntos. “Entregó la guardia, se cambió rápido y se fue emocionado porque iba a ver al niño. Era su adoración”, manifestó.

El agente Ángel Serrano, amigo de la víctima desde hacía 11 años, explicó que su mayor preocupación era asegurar el futuro de su hijo, por lo que además de percibir su sueldo como policía solía comerciar mercancía importada. “Ahorraba demasiado. A veces le echábamos broma porque era muy agarrado, pero él nos decía que si se quería surgir en la vida había que ahorrar”, acotó.

Condecoración

“Te recordaremos como el amigo leal, solidario y consecuente. Nadie puede decir algo malo de ti. No desmayaste en el logro de tus metas, te fuiste siendo abogado”. Fue parte del discurso que ofrecieron sus compañeros de armas en la misa en honor de Edison Antonio Castro Orta.

Al finalizar la celebración religiosa, el alcalde de Chacao, Emilio Graterón, dirigió unas palabras de consuelo a la familia y amigos del funcionario fallecido y entregó a sus parientes una condecoración post mórtem.

“Él fue un reflejo fiel de la policía, por eso quisimos otorgar la Orden de Palma, que es el más alto honor que ofrece el municipio a un ciudadano. Y lo hicimos también en función de sus años de servicio”, expresó Graterón.