• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

5.623 cuerpos fueron ingresados el año pasado a la morgue de Bello Monte

Entre lunes y martes ingresaron 12 cadáveres a la morgue de Bello Monte / Antonio Rodríguez

Morgue de Bello Monte / Antonio Rodríguez

Funcionarios policiales, niños y adolescentes fueron las principales víctimas de la violencia en Caracas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando en 1997 la banda de Ska venezolana lanzó el sencillo “Valle de Balas” que hace referencia a la violencia producida por las armas de fuego en Caracas, la realidad no era ni medianamente similar a la que tenemos hoy en día. Para aquel momento la tasa de homicidios en la capital era de 64 por cada 100.000 habitantes. 15 años después la tasa es de 122 asesinatos por cada 100.000 habitantes y como dice la canción: “Allá afuera los revólveres no respetan, plomo revienta y nadie se alarma más de la cuenta”.

A la principal morgue del país, la de Bello Monte, fueron ingresados, de acuerdo con cifras extraoficiales, por lo menos 5.623 cadáveres en 2012 de los cuales se calcula que 80% fueron víctimas de homicidio.

En 2011 la cifra de cadáveres ingresados a la medicatura forense capitalina fue de 5.256, 367 víctimas de la violencia menos que el año pasado.

El promedio mensual de cadáveres que fueron trasladados hasta la morgue en 2012 fue de 469, mientras que el año antepasado fue de 438 personas fallecidas en distintos hechos de violencia cada mes.

El sociólogo Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de Violencia, señaló que históricamente la tasa de homicidios de Caracas ha tenido variaciones constantes, pero que siempre ha sido con tendencia hacia el alza.

“Durante los cinco años del segundo gobierno de Rafael Caldera la cifra de homicidios en Caracas y en todo el país se estabilizó, pero desde 1999 el incremento ha sido sostenido y ya a partir de 2004 los pocos datos que se han obtenido muestran cifras muy altas”, explicó Briceño León.

El experto señaló que estas cifras han convertido a Caracas en la capital más violenta de Latinoamérica y sin duda alguna la ubica dentro de una de las ciudades más violentas del mundo, a la par de Ciudad Juárez en México.

Paradójicamente en 1997 en Venezuela ocurrieron 4.225 homicidios; es decir, un poco menos de la cantidad de asesinatos que ocurrieron sólo en Caracas el año pasado.

Víctimas habituales. Entre las víctimas habituales que comúnmente aparecen en las páginas de sucesos, los funcionarios policiales y los niños y adolescentes fueron los renglones que más se incrementaron en 2012.

La cifra de agentes asesinados pasó de 59 funcionarios en 2010, a 84 en 2011 y finalmente en 2012 la cifra cerró en 106, lo que significa que en 2 años el número casi se duplicó.

El abogado y criminólogo Omar Arenas Candelo señaló que en el caso de los funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado, es importante que las autoridades se dediquen a analizar por qué los están matando.

“¿Por qué los matan: para apoderarse de las armas y de las motos. Esa puede ser la razón utilitaria del homicidio, pero hemos tenido otros casos en los que los policías entregan sus armas e igual les disparan. Esto puede ser tal vez por un afán patológico de los delincuentes de agredir a una figura de autoridad, lo que evidencia que no hay una política criminal efectiva que contenga al delincuente”, explicó Arenas.

En el caso de los niños y adolescentes víctimas de la violencia homicida, para 2010 en Caracas se registraron por lo menos 86 casos; en 2011 fueron 110 las víctimas, y 2012 cerró con 122 menores de 18 años de edad ultimados.

Los taxistas y transportistas se han convertido en otro blanco de la violencia homicida en la capital del país y, a pesar de que en 2011 hubo una reducción de un caso en comparación con 2010 cuando se registraron 40 homicidios, en 2012 al menos 45 trabajadores del volante fueron asesinados en la capital.

En las páginas de sucesos también se han hecho frecuentes los casos de mujeres asesinadas en distintas circunstancias, bien sea por violencia de género o como consecuencia de la situación de inseguridad que hay en el país.

En 2010 El Nacional registró 60 casos de mujeres asesinadas. Para 2011 hubo una disminución y la cifra se ubicó en 50 víctimas, pero para el año pasado hubo un incremento en el número de casos registrados y 2012 cerró con 75 mujeres ultimadas en Caracas.  

Crisis institucional e impunidad. Para quienes se han dedicado al análisis del fenómeno de la criminalidad en el país, la principal razón de ser del problema es la crisis institucional que se ha desatado a lo largo de los últimos años.

Arenas Candelo es uno de los expertos que apoya esta teoría y considera que la falta de voluntad del Gobierno en atender el problema de la seguridad se ve reflejado en el incremento sostenido de los índices delictivos.

“No tenemos prácticamente ninguna prevención; hay fallas en la educación, el engranaje institucional entre policía, fiscalía y tribunales no funciona efectivamente porque las instancias que tienen que ver con la criminalidad no funcionan y no son eficientes: la Fiscalía no cumple su cometido, los tribunales están llenos de jueces corruptos y políticos que trabajan en función de una ideología y no en impartir justicia y, por supuesto, ante todo este panorama se ha enseñoreado la impunidad como factor primordial y desencadenante del delito, no sólo en Caracas sino en todo el país”, dijo el criminólogo.

Política de fracaso

Se necesita represión

Durante los últimos 14 años de Gobierno en el país se han implantado, por lo menos, 20 planes de seguridad que en nada han ayudado a disminuir o contener los índices delictivos.

Sin embargo, las autoridades del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia no han reconocido el fracaso en la elaboración de políticas públicas en materia de seguridad y han señalado que la misión A Toda Vida Venezuela es la primera política integral en materia de seguridad puesta en marcha por este gobierno.

“Todo lo que se ha hecho ha fracasado porque no se ha logrado ni siquiera contener la criminalidad. Sabemos que la prevención es necesaria, pero la represión lo es aún más porque cuando el delito se desborda hay que contenerlo de alguna manera y quienes tienen en sus manos el poder se han negado a implementar la represión como mecanismo de control, por ese falso concepto humanístico que más bien tiene un sesgo populista, de que hay que estar bien con todo el mundo”, comentó Omar Arenas Candelo.

El experto considera que hasta que las autoridades no asuman posturas frontales y se mantenga la condescendencia con los delincuentes será imposible la contención de los índices delictivos en el país.

Las Cifras

4.498 homicidios ocurrieron en Caracas en los 366 días del 2012. Diciembre fue el mes más violento en la capital, con 542 cadáveres ingresados a la morgue de Bello Monte.

4.205 asesinatos ocurrieron en Caracas en 2011. Ese año el mes más violento también fue diciembre, que cerró con 565 ingresos a la morgue de Bello Monte.