• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Se cuadruplicó el precio de municiones ilegales

Pablo Fernández: vienen controles a los parques de armas policiales / Leonardo Guzmán

Pablo Fernández: vienen controles a los parques de armas policiales / Leonardo Guzmán

La discusión de la Ley para el Control de las Armas debería continuar luego de las elecciones, dijo Pablo Fernández

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las medidas tomadas para regular los mercados de armas han incidido sobre el precio de las municiones ilegales en Caracas y ciudades del interior del país, a tal punto que se ha multiplicado por cuatro.

Este dato fue suministrado por Pablo Fernández, secretario técnico de la Comisión Presidencial para el Control de Armas, Municiones y Desarme, en reacción al último reporte de la organización Small Arms Survey.

El informe del organismo, con sede en Suiza, indica que Puerto Rico y Venezuela son los países latinoamericanos donde las armas de fuego son utilizadas con más frecuencia por los homicidas, en 92% y 90% de los casos, respectivamente.

Fernández añadió que hasta el momento han sacado de circulación 16.200 armas de fuego y que para finales de año esta cifra llegará a 35.000. Estas medidas serán complementadas con otras decisiones destinadas a incrementar la vigilancia sobre los parques de armas en poder de las policías municipales y regionales.

El portavoz de la comisión no negó la validez del informe, pero advirtió que las tasas de homicidios en Venezuela no disminuirán con la misma rapidez con la que se restringe la circulación de armas. Explicó que la violencia en el país es ocasionada por múltiples factores, en los que las armas de fuego son solamente un “componente instrumental”.

Postergar el debate. Fernández expresó que el debate parlamentario para aprobar la Ley sobre el Desarme debería ser retomado después de las elecciones.

Añadió que en esa discusión se deberían considerar los planteamientos del anteproyecto enviado por la Comisión Presidencial, entre ellos, la prohibición total de la emisión de portes para defensa personal, así como el cese de todas las importaciones de armas. En estos aspectos no hay un consenso con los asambleístas.

“Esta no es una carrera contra el reloj para cumplir con lapsos demagógicos ni oportunismos políticos. La idea es que las diferencias sean procesadas. Ahora la pelota está en el lado de la Asamblea Nacional, pero si yo fuera diputado no debatiría un tema de tal magnitud en este escenario”, afirmó.