• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

33% de los delitos en el Metro ocurre entre 6:00 pm y 10:00 pm

La presencia de oficiales de Polinacional en el Metro es insuficiente | Foto: Omar Véliz

La presencia de oficiales de Polinacional en el Metro es insuficiente | Foto: Omar Véliz

Hampones actúan con más intensidad en los ejes Plaza Venezuela-Zona Rental y La Hoyada-Capitolio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

INSEGURIDAD Actividad de los delincuentes en el subterráneo cada vez más violenta

En un día cualquiera, luego de las 6 pm, los usuarios del Metro de Caracas podrán escuchar por los altavoces en Capitolio o Plaza Venezuela a un funcionario que les recomienda poner la mayor atención posible en el resguardo de sus propios bienes. Los bolsos, indica el consejo, deben estar cerrados y de ser posible a la vista del dueño.

A partir de esa hora, quienes estén en el subterráneo corren el mayor riesgo de ser victimizados, de acuerdo con los reportes que manejan los cuerpos de seguridad.

Los partes elaborados por la Policía Nacional Bolivariana y el Cicpc indican que Plaza Venezuela es la estación donde ocurrió la mayor actividad delictiva entre agosto y la primera semana de noviembre, con 7 casos. Al sumarse los del corredor a la Zona Rental la cifra se eleva a 11 eventos.

Igual número se obtiene al sumar los delitos conocidos entre Capitolio y La Hoyada (5 y 6 respectivamente). Ambos ejes concentran 23% de los delitos conocidos en el Metro durante el último trimestre.

Otras paradas de cuidado son Las Adjuntas, La Paz y Zoológico, no sólo por lo que pueda ocurrir en las instalaciones sino también en el entorno callejero de cada una. Un grupo de aproximadamente 30 menores de edad arremetió contra las instalaciones de la estación Zoológico el 26 de octubre, porque supuestamente no los dejaban pernoctar dentro de la estación.

Los reportes revelan, además, que las horas de más actividad delictiva en el Metro comienzan a las 6:00 pm y finalizan a las 10:00 pm. Ahí ocurre uno de cada tres casos conocidos. Además, hay otro lapso de riesgo entre las 11:00 am y la 1:00 pm.

 

Delitos todos los días. Los reportes de delitos conocidos permiten formarse una noción de lo que sucede en el principal sistema de transporte de la capital. Entre el 1° de agosto y el 4 de noviembre estos cuerpos policiales recibieron información sobre 96 violaciones a las leyes. El promedio es de una diaria.

Los casos ocurrieron en su gran mayoría en el interior de las estaciones o en los trenes. En algunos, sin embargo, las personas fueron atacadas cuando salían del sistema. Octubre es el mes con más cantidad de delitos conocidos; sumaron 33.

Desde agosto han sido reportados cuatro homicidios en el Metro, tres de ellos frente a las entradas de las estaciones. En el otro caso la víctima fue el mecánico Francisco Maizo, de 38 años de edad, durante un robo en el trayecto entre Plaza Venezuela y Petare el 27 de septiembre a las 8:30pm. El hombre se resistió a los ladrones y lo acuchillaron en el vagón.

Además, se han abierto dos averiguaciones por la muerte de personas en las estaciones, cuyas causas aún eran claras. En uno de ellos, reportado el 21 de octubre, un usuario cayó a los rieles en Parque Carabobo y murió luego de ser arrollado.

Hubo también una averiguación por intento de homicidio el 26 de octubre. Se pudo constatar gracias a testigos y al registro de las cámaras que un hombre de 54 años de edad empujó a otro de 20 años de forma deliberada a la vía férrea en Antímano. El tren paró a tiempo y el supuesto responsable fue detenido.

 

Más delitos, más violentos. Los partes policiales revelan que desde agosto fueron conocidos 41 delitos contra la propiedad, 33 de ellos robos, que son violentos por naturaleza.

Además, hubo 27 delitos contra las personas, en su mayoría lesiones ocasionadas por riñas o robos dentro de las estaciones o en los vagones.

En ese lapso también ocurrieron tres ataques a las instalaciones del subterráneo, con daños de variada magnitud, y ocho episodios de “resistencia a la autoridad” en los que agentes policiales tuvieron que someter por la fuerza a una o varias personas por diversas razones.

Esto implica que 74% de los casos reportados por los cuerpos de seguridad en el Metro fueron violentos. La cifra quedaría en 55% si se restan los expedientes de resistencia a la autoridad.

 

Actos lascivos. Desde agosto las autoridades han procesado a cuatro hombres denunciados por supuestos delitos contra la moral y las buenas costumbres en vagones del subterráneo.

Todos los casos fueron por “actos lascivos” en los que las víctimas fueron mujeres. Los investigados supuestamente aprovecharon el tumulto en los vagones para tocar las partes íntimas de las usuarias. En uno de ellos, además, el hombre supuestamente llegó a masturbarse.

En el último caso reportado un hombre de 21 años de edad fue detenido en la estación Mamera el 4 de noviembre luego de ser denunciado por su víctima que era una oficial de la propia Policía Nacional Bolivariana vestida de civil pues estaba de vacaciones.

 

Servicio a medias. En 2010 la Policía Nacional Bolivariana activó un servicio de vigilancia para las estaciones del Metro de Caracas y sus alrededores. Actualmente, según los partes internos, 350 agentes están adscritos a esta unidad.

La presencia de los funcionarios se reduce a un tercio de esta cifra debido a la implantación de jornadas laborales de ocho horas continuas. Además, se calcula que debido a los permisos, reposos y las sanciones el pie de fuerza se reduce hasta en 10%. Igualmente, cuando hay actos políticos o movilizaciones importantes de calle una porción de los oficiales es destinada al control del orden público.

El promedio de policías para cada estación queda en tres. En la práctica se concentra la mayor cantidad de agentes en los puntos donde se reporta más criminalidad. Por tanto, las paradas del subterráneo del este capitalino suelen estar desguarnecidas.

Desatados

Dos hechos llamaron la atención de las autoridades del Metro durante los últimos tres meses.

El primero de ellos fue reportado a las 10:00 am del 20 de septiembre. Dos hombres armados, aún sin identificar, sometieron al operador de taquilla John Suárez y le quitaron 2.600 bolívares que había acumulado por la venta de boletos. Es el segundo hecho de esta índole conocido este año.

Cuatro días después un oficial de la Policía Nacional Bolivariana que custodiaba el cierre de la estación Palo Negro fue sometido por un hampón en moto para despojarlo de su Beretta. En este hecho el funcionario resultó herido. Posteriormente el atacante fue detenido.

@javiermayorca

jmayorca@el-nacional.com