• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Lo confundieron con otro y lo mataron en el liceo

Dos menores de edad fueron detenidos como sospechosos del hecho donde dos alumnos resultaron heridos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El caso del joven Johan Josué Blanco López, de 15 años de edad, conmocionó a la comunidad del sector El Cujizal, parroquia Aguas Calientes del municipio Diego Ibarra en Carabobo.

Quienes lo conocieron relataron a funcionarios de los cuerpos de seguridad que se trataba de un muchacho tranquilo, ajeno a fiestas, de carácter afable, sin problemas con nadie. Le gustaba la música y recientemente había ingresado a un grupo musical de la Iglesia Cristiana, en Mariara, a la que pertenecía.

Nadie comprendía el martes pasado cómo ocurrió un hecho tan trágico, apenas a las 8:00 am, mientras el joven –estudiante de segundo año, sección J– compraba su desayuno en la cantina del Liceo Nacional 181 Aniversario de la Batalla de Carabobo, entre los edificios 7 y 8 del plantel.

Blanco López se encontraba junto a un compañero de clases, Edixon Quintero, cuando sorpresivamente fueron abordados por dos jóvenes: uno, de 15 años de edad, y otro, de 16 años de edad.

Uno de ellos portaba una pistola, marca Glock, con cargador extra largo, y junto a su compañero lograron ascender por una de las paredes del liceo; se acercaron a Blanco y a Quintero, y abrieron fuego contra tres estudiantes que estaban en el lugar. A Blanco López le dispararon en la región frontal, y quedó mortalmente herido y tendido en el piso.

Quintero también resultó herido, igual que otro liceísta, y ambos fueron trasladados a la Clínica Popular Simón Bolívar, en Mariara, donde les atendieron. Uno recibió un impacto de bala en el hombro y el otro en la rodilla. Se encuentran fuera de peligro.

 

Exigieron justicia. “Era un muchacho de su casa, muy pacífico, hijo de una familia de cristianos. Tocaba el órgano. Era una buena persona y querido en la comunidad donde vivía”, dijo un estudiante del liceo que prefirió mantener su nombre en reserva.

Las autoridades del centro educativo donde sucedió el homicidio no quisieron declarar a los medios de comunicación. Sin embargo, algunos habitantes de la zona comenzaron a sonar cacerolas con lo que exigían justicia y para que la inseguridad sea atajada por los órganos competentes.

El día anterior al homicidio se celebró una fiesta entre jóvenes del liceo, en un sector cercano al centro educativo. Una de las estudiantes, de 14 años de edad, comenzó a ser cortejada por un muchacho. Ella era novia de uno de los presuntos homicidas del liceísta, quien no se encontraba en la reunión, pero fue avisado por otros de los presentes sobre la novedad.

El atacante fue al sitio y amenazó con asesinar al joven que era estudiante del mismo liceo donde cursaba estudios Blanco López. Relataron algunos que presenciaron el altercado que mostró el arma que muy probablemente usó para matar –por error– al liceísta.

El comisario Vladimir Manzanilla, director de la Policía Municipal de Diego Ibarra, informó que el presunto homicida, junto con otro menor de edad, brincó la pared perimetral del liceo el martes 5 a tempranas horas del día, en busca del supuesto pretendiente y consiguió a Blanco López cuyas características físicas eran similares al del joven a quien juró quitarle la vida.

“Convencido de que era la persona que buscaba, sin mediar palabras, le efectuó los disparos, en el patio de la unidad educativa. El muchacho ni siquiera tenía nada que ver con lo que había ocurrido el día anterior”, explicó el comisario Manzanilla.

 

El Dato

El comisario Vladimir Manzanilla, director de la Policía Municipal de Diego Ibarra, refirió que de inmediato activaron una búsqueda por todo el sector cercano hasta dar con los dos presuntos responsables del asesinato del estudiante. La misma tarde del suceso ya estaban detenidos los dos hombres, pero aún buscan el arma involucrada en el suceso.