• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Dos ciudadanos implicados en muerte de nieto de Medina Angarita

Cámaras de seguridad captaron a los homicidas, denunció Schael | Fotos Archivo El Nacional

Cámaras de seguridad captaron a los homicidas, denunció Schael | Fotos Archivo El Nacional

La fiscalía del país centroamericano solicitó a Luis Román y Juan Carlos Moniz por el homicidio de Sergio Andrés Schael Medina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Fiscalía Cuarta Superior del Primer Circuito Judicial de Panamá emitió órdenes de captura para dos venezolanos supuestamente involucrados en la privación de libertad y asesinato de Sergio Andrés Schael Medina, en diciembre de 2013 en la capital de ese país.

Schael, de 33 años de edad, era un comerciante y cocinero profesional, nieto del expresidente venezolano general Isaías Medina Angarita.

La fiscal Lourdes Cedeño solicitó a la Policía Nacional de su país la aprehensión de Juan Carlos Moniz Ayala y de Luis Adolfo Román Fermín. Ambos han sido comerciantes y operadores de empresas de valores.

El cadáver de Schael Medina fue hallado el 12 de diciembre en una vía del sector Juan Pablo II de Ciudad de Panamá. Para ese momento habían transcurrido más de 15 horas de su desaparición. Su muerte se produjo por “pérdida masiva y aguda de sangre”, luego de recibir un disparo en el pecho. La trayectoria descendente del proyectil sugiere además que Schael fue colocado de rodillas antes de dispararle. Previo a eso recibió numerosos golpes en la cabeza y el torso.


Disputa por deuda. Schael llegó a Panamá el 8 de diciembre de 2013 acompañado de su amigo Jean Carlo Amaro, quien le serviría de guía en la ciudad. Ambos finiquitarían el cobro de una cuantiosa deuda en nombre de un empresario venezolano, dueño de un local nocturno de La Castellana.

Fuentes ligadas al caso señalaron que el monto en disputa superaba los 1,2 millones de dólares, producto de las ganancias derivadas de importaciones con dólares a precio oficial. Las negociaciones para el pago duraron desde septiembre de 2012 hasta diciembre del año siguiente.

Cuando mataron a Schael faltaban por cancelar 513.000 dólares. Su papá, Alfredo Schael, relató que durante varios días el hombre se valió de una detective privada para conocer quiénes eran los hombres a los que cobraría, sus antecedentes y los sitios que frecuentaban.

El 10 de diciembre de 2013 Schael Medina pautó una entrevista con Moniz Ayala a través de un socio y gerente para ese momento de Capitalfin PA SA, Luis Román Fermín. El encuentro se llevaría a cabo en una oficina ubicada en el piso 15 de la Paitilla Office Tower, sede de Invertrade Asset Management, en la que Moniz y Román también tenían intereses.

Al día siguiente, Schael acudió a la cita. Según su papá, el vigilante de la torre les indicó que cuatro desconocidos habían subido poco antes al mismo inmueble. Amaro optó por quedarse en la planta baja. Acordó llamar a Schael a los 15 minutos. Pero nunca pudo comunicarse con él.


Sangre en la torre. Los detectives que investigaron esta muerte hallaron abundantes rastros de sangre en la oficina donde fue la cita, así como en un pasillo que conduce a las escaleras de emergencia. Recabaron además las imágenes de los cuatro hombres que subieron poco antes de que llegara Schael. Uno de ellos llevaba una bolsa con flejes plásticos, comprados en una ferretería cercana. Este hombre, según Alfredo Schael, trabajaría como asistente de Román.

Schael cree que a su hijo lo sacaron, vivo pero muy golpeado, por las escaleras de la torre hasta la planta superior del estacionamiento. Allí lo habrían metido en la parte de atrás de una Land Rover. En el asiento trasero y la maletera también hallaron rastros de sangre.

El papá de Schael sostiene que poderes en Panamá han retardado la detención de Román y Moniz, así como la identificación de los posibles cómplices. El crimen fue denunciado ante el Ministerio Público en Venezuela e Interpol, pero a los deudos les han señalado que mientras las autoridades panameñas no actúen la justicia no llegará.


Coletazos
Hasta 2013 Juan Carlos Moniz también fue director y socio mayoritario de Capitalfin Sociedad de Corretaje, compañía con sede en una oficina del CCCT. El actual presidente de la empresa, Jhoann Gómez, aseguró que él ya no tiene vínculo con la firma en Venezuela. Dijo que desconoce el paradero de Moniz: “Finiquitamos la relación laboral hace más de un año”. Señaló que el caso continúa perjudicando a los socios, pues aún se presentan personas requiriendo a Moniz. Reconoció que han aportado información a diversas autoridades del país sobre las actividades del antiguo director, pero no especificó a cuáles instituciones. Declinó comentar sobre la relación entre Capitalfin de Venezuela e Invertrade Panamá. Hasta el momento Moniz y Fermín no aparecen como solicitados en Interpol.