• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Al menos 26 cadáveres fueron ingresados a la morgue el primer día de diciembre

Un adolescente de 14 años de edad y dos obreros de la construcción están entre las víctimas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer en la mañana los alrededores de la morgue estaban más concurridos que de costumbre. Varias familias esperaban por la entrega de los cadáveres. El hedor propio de restos humanos descompuestos se acentuaba con cada corriente de aire y las furgonetas y carrozas iban y venían cada cierto tiempo.

El primer día del último mes del año ingresaron 26 cadáveres a la morgue de Bello Monte. Ese fue el número que le asignaron en la planilla de identificación a Deivis Torres, de 25 años de edad, que fue asesinado el sábado a las 6:30 pm en el barrio Metropolitano de Petare, por resistirse a que le robaran su motocicleta cuando salía de su casa.

Torres era obrero de la construcción y eventualmente hacía carreras con la moto que había comprado hace dos años para aumentar sus ingresos.

Érika Ruiz, prima de la víctima, relató que fueron los vecinos del barrio quienes alertaron a sus familiares cuando lo vieron tirado en la vía. “Lo sorprendieron saliendo de la casa, pero nadie vio cómo lo mataron, ni cuántos hombres fueron. Sólo sabemos que le dieron cuatro tiros”, expresó.

Una de las primeras víctimas de la violencia en diciembre fue Gabriel Oswaldo Fonseca, de 34 años de edad. Lo mataron el sábado después de la medianoche en Las Mayas, cuando regresaba del Poliedro, donde había trabajado el viernes como parquero en un concierto de vallenatos. Según María Gabriela Fonseca, hermana de la víctima, lo asesinaron frente a la puerta de su casa para robarle los 500 bolívares que había ganado esa noche.

“Él le mandó un mensaje a la esposa a las 12:07 am para decirle que ya iba para la casa. A los pocos minutos sonaron los tiros, y cuando ella salió lo consiguió muerto en la puerta”, dijo.

Otro adolescente. Entre las víctimas de la violencia del primer fin de semana de diciembre está Yormi Javier González, de 14 años de edad. Al adolescente también lo mataron para robarle una moto Empire que su mamá le había regalado hace tres meses por ser buen estudiante.
Este hecho ocurrió el viernes a las 8:30 en el barrio San Miguel de Petare. De acuerdo con lo que contó la madre del muchacho, él salió en la motocicleta a comprar una tarjeta telefónica. Dos adolescentes del sector que pertenecen a una banda delictiva supuestamente le dispararon en una pierna para obligarlo a bajarse de la moto.

“Él se bajó herido y salió corriendo, pero le dieron dos tiros más: uno en la espalda y el otro en la pierna, que le perforó la arteria femoral y le provocó la muerte”, dijo Adriana Caraballo, madre del adolescente.

“A mi hijo lo único que le gustaba era jugar básquet y volar papagayo. Lo que pasa es que esa bandita, como son puros menores, hacen lo que les da la gana y nadie puede hacer nada”, se quejó.

Se supo que los dos adolescentes supuestamente implicados en el crimen son conocidos con los apodos de “Cotufa” y “Luquita”.

En Kennedy. A la morgue de Bello Monte también llegaron los familiares de Ángel Almeida, de 20 años de edad, que fue asesinado el viernes a las 9:30 pm, cuando estaba con su novia en la planta baja del bloque 14 de Kennedy, en Macarao.

Sus familiares relataron que al joven también lo mataron para robarle una moto Empire. Le dieron cuatro tiros.

“Mi hijo no merecía morir así. Lo único que queremos es justicia. Hoy es mi hijo, pero mañana será el de otra madre”, dijo entre lágrimas Yenoski Almeida, madre del joven asesinado.

Almeida era el mayor de cuatro hermanos. Era obrero de una construcción en el mismo sector donde vivía.

Guerra de bandas. En Petare mataron a Osmar José Paiva, de 24 años de edad, el sábado a las 7:00 pm, cuando estaba con un primo montando una miniteca para un bingo bailable que realizarían los vecinos del sector Parque Alto.

Sheila Paiva, hermana de la víctima, contó que su hermano había sido amenazado en Barlovento por los integrantes de una banda conocida como “Los chamos de María” y que desde hace siete meses se vino de Cumbo a Caracas para evitar problemas.

“Al que lo mató lo conocen como ‘Pakinay’. Ese también estaba huyendo por problemas en Barlovento. El sábado vio a mi hermano, le dio un tiro, pero Osmar corrió, se metió en una peluquería y allí le dio tres tiros más”, contó la hermana de la víctima.

Al menos 34 cadáveres fueron ingresados a la morgue de Bello Monte entre el viernes en la tarde y el domingo en la mañana. Los últimos 7 forman parte de las 512 muertes violentas que hubo en Caracas en noviembre.