• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Se disfrazaron de empleados para asaltar dos locales

Una distribuidora y una pizzería fueron robadas el domingo en la zona industrial de La Trinidad con el mismo procedimiento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un grupo delictivo aplicó el mismo procedimiento para asaltar el domingo dos locales de la zona industrial de La Trinidad.

Los sujetos llegaron en primer término a la empresa Depositadora Baruta, ubicada en el edificio Carnes de Venezuela, en la calle La Piedrita. Dos de ellos iban disfrazados como empleados de seguridad del propio almacén. De inmediato sometieron con una pistola y un revólver al sereno y al personal de guardia. A todos ellos los maniataron y amordazaron. Luego los metieron en uno de los baños.

Los antisociales se apoderaron del escopetín del vigilante, violentaron a golpes el candado y la cerradura de la oficina de administración, y se llevaron la caja fuerte donde estaban guardados los tickets de alimentación del personal junto con dinero en efectivo.


En la pizzería. Aproximadamente una hora después la misma banda robó el local Papa John´s, en la avenida San Sebastián del mismo sector y a 300 metros de la central de Polibaruta.

Un testigo indicó que en ese momento (10:30 am) estaban cuatro empleados, pues apenas abrían la pizzería. En el mismo sitio hay un banco y otros dos locales de comida rápida que también iniciaban operaciones.

Como el estacionamiento no estaba abierto, los sujetos aparcaron un vehículo con insignia de taxi en una esquina adyacente. Un conductor se quedó en el interior del vehículo para facilitar la huida. Los que se bajaron vestían camisas similares a las usadas por los empleados de la franquicia. Tenían aproximadamente 35 años y 22 años de edad.

Como los vieron cuando caminaban hacia el lugar, los antisociales fingieron devolverse. Pero de inmediato regresaron y apuraron la marcha con las armas en la mano.

“Ustedes están es pichaos. Abran la bóveda y nos dan el efectivo”, les dijo el líder.

Los trabajadores respondieron que no tenían la llave de la caja fuerte. Uno de los asaltantes se desesperó.

“¡Si no nos dan el efectivo les meto plomo!”, amenazó.

Uno de los trabajadores abrió la caja registradora y entregó el dinero acumulado por las ventas del sábado. También les dieron cuatro teléfonos celulares. Luego, los ladrones metieron a los cuatro presentes en la cava donde refrigeran los insumos.

Los empleados de guardia en los locales cercanos permanecieron escondidos hasta que los antisociales huyeron.

La cava fue abierta a patadas por los propios trabajadores de la pizzería. Luego, uno de ellos persiguió a los hampones en una moto durante cinco minutos hasta que amenazaron con dispararle, en la redoma de Club Hípico. El taxi continuó su marcha hacia la parte trasera del centro comercial Concresa.

Agentes de la subdelegción Santa Mónica de la policía judicial se hicieron cargo de ambos casos. Entrevistaron a los empleados e hicieron levantamiento fotográfico de los locales asaltados.