• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Mataron a dos adolescentes en Ocumare del Tuy

Unidad forense del Cicpc

El Cicpc realizó el levantamiento de los cadáveres en Aragüita

Los cadáveres de los jóvenes fueron hallados por los habitantes de una comunidad en una zona boscosa del sector Aragüita

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas de Los Valles del Tuy acudió el jueves a las 5:30 pm al llamado de la comunidad de la parte alta del sector Peñas Negras, en Aragüita, en Ocumare, que consiguieron  los cadáveres de dos adolescentes en una zona boscosa, que presentaron múltiples disparos en el rostro y en la cabeza.

Para el momento del hallazgo ambos jóvenes estaban indocumentados, pero posteriormente las madres respectivas acudieron a la sede de la policía judicial de esa población y los identificaron como Yeiker Enrique Betancourt, de 14 años de edad, y Jonathan Rosney Monroy Dugarte, de 15 años de edad. Los dos muchachos eran estudiantes del segundo año de Bachillerato de la Unidad Educativa Mercedes Rasco, ubicado en el sector La Cabrera de Ocumare.

Los habitantes de la comunidad donde fueron hallados los cadáveres dijeron a las autoridades que los jóvenes no eran de esa zona. Sin embargo, las autoridades señalaron de manera extraoficial que los homicidas serían los integrantes de la banda de “Los orejones”.


A puñaladas. En otro hecho de violencia mataron a José Agustín Alfaro, de 65 años de edad, que recibió múltiples puñaladas después de haber tenido una discusión con una mujer que aún no ha sido identificado.

Extraoficialmente se supo que esta mujer y la víctima tenían discusiones constantemente porque ambos eran vendedores ambulantes y se peleaban el lugar de trabajo.

El cadáver de Alfaro fue hallado el jueves a las 5:30 am en la urbanización Cristóbal Rojas de Coche, detrás del bloque 8, en el callejón Barreto. Los habitantes de la zona señalaron que la víctima y la presunta homicida habían tenido una discusión en la madrugada, pero que como era habitual nadie se percató del desenlace hasta que amaneció.