• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Victimización de mujeres aumenta con su inserción en el mundo criminal

En la calle El Limón de El Cafetal asesinaron a puñaladas y a golpes a una anciana para robarla / Félix Espinoza

En la calle El Limón de El Cafetal asesinaron a puñaladas y a golpes a una anciana para robarla / Félix Espinoza

La desintegración del núcleo familiar y el incremento de agresores contra la mujer en el futuro son algunas de las consecuencias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como víctimas o victimarias las mujeres se han vuelto más vulnerables en un país cuya violencia social ha ido en constante aumento. La complicada situación ha mantenido un incremento en las cifras de homicidios de mujeres en la Gran Caracas. En los últimos cuatro años el número de casos ha aumentado 266%, según registros de El Nacional. Solamente en 2011 hubo un descenso de 10 casos en comparación con el anterior. De 2012 a este año la cifra aumentó en 58 casos.

La situación se debe, en parte, a una alta desinformación de las mujeres sobre sus derechos, el desconocimiento de los funcionarios de los organismos especializados en el tema y la falta de un plan nacional que las proteja.

El homicidio, sea feminicidio –homicidio de mujer por ser  mujer– o no, es posiblemente precedido por otros tipos de violencia. En todos los casos hay violencia psicológica, aseguran las expertas. Muchas veces los primeros indicios se manifiestan en el noviazgo, pero no son de conocimiento general como la denigración por su condición.

La situación empeora pues las mujeres se sienten desasistidas al momento de ser víctimas y no saben qué hacer o a dónde ir, dijo la psicóloga social Ofelia Álvarez. Agregó que también la ignorancia de los funcionarios de las instituciones, que solamente ven cursos de algunas unas horas, agudiza la situación pues no las atienden adecuadamente y no registran los casos.

Sixto Pastor Timaure Méndez tenía varias denuncias de su esposa Yaritza Teresa Parra Daza, de 45 años de edad, por maltratos físicos y verbales, en Barquisimeto. El domingo 5 de mayo la mujer ingresó a la emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda con traumatismo abdominal cerrado. Murió al día siguiente debido a la golpiza que le propinó su esposo. Hubo también ausencia de autoridades que tomaran en serio su denuncia.

La desintegración del núcleo familiar es una de las consecuencias más próximas a la situación y conlleva a que se incremente el número de agresores contra la mujer en el futuro.

Para Álvarez, también directora de Fundamujer, se deben observar otras dos dimensiones que se afectan: los recursos del sector de salud que deben ser destinados, sobre todo, los fines de semana para atender a las víctimas de maltrato, y el del desarrollo social pues en los casos de homicidios la economía de muchos hogares se desvanece ya que las mujeres suelen ser la única figura central del hogar y quienes llevan el alimento.

“Es muy posible que sus hijos accedan menos a la educación y todo se vuelve un círculo vicioso”, expresó Ofelia Álvarez.

El último homicidio en la capital fue el de Giomar Beatriz Chacín de Duarte, de 75 años de edad, quien murió tras ser golpeada y acuchillada durante el robo de su vivienda en la calle El Limón de El Cafetal, municipio Baruta. Su cadáver fue hallado en el cuarto de depósito el miércoles 11 de diciembre.

Víctimas y victimarias

El aumento de los hechos violentos ha llevado a la mujer a acompañar más a los hechos delictivos y, a su vez, a ser víctimas potenciales por ajustes de cuentas, afirmó la psicóloga Fabiola Romero.

“Una embarazada fue quien más golpes me dio”, relató Luis Áñez luego de haber sido robado en su casa en el sector 18 de octubre, en Maracaibo. En Caracas al menos dos mujeres han sido detenidas por ser cabecillas de bandas de secuestradores en 2013, una de ellas, Yunecxi Nataly Segura Hernández, de 31 años de edad, era la líder de una banda dedicada al secuestro que operaba desde principios de año en la capital. Habrían plagiado a más de 15 personas. “La ley nos protege de ciertos actos de violencia, pero nos deja fuera de condiciones que nos vuelven vulnerables. Ser criminales es una forma de acceder al poder y ser protegidas, pero es una vulnerabilidad porque muchas son usadas por los delincuentes como mulas y muchas veces son quienes resultan detenidas”, dijo Romero.

La hipótesis de la psicóloga se sostiene con casos como el de Rozzi del Valle Molina Díaz, de 22 años de edad, que murió el 11 de noviembre mientras asistía al velorio de su novio, Jean Pierre Rondón Pineda, de 23 años de edad, en Barquisimeto. Rondón había sido ultimado y presentaba antecedentes por los delitos de hurto calificado y uso de adolescentes para delinquir.

La falta en la ley

En marzo de 2007 se aprobó la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. La norma tiene varias fallas, según especialistas.

Para Romero la ley protege a las mujeres en términos globales de la discriminación, pero no está preparada para la violencia social que se presenta actualmente. A esta visión se le une que la tipología encontrada en la ley está mal estructurada. De las 19 hay unas abstractas y unas concretas y no son del mismo tipo, dijo Ofelia Álvarez.

“En todas las leyes se identifica el problema y se crea la tipología, pero en esta hay una falta de prevención y educación, además de que no hay obligación de que todos los entes se unan para atacar el problema. Las sanciones son mínimas y cambiaron el Código Procesal Penal para que los sancionados sean menos castigados”, dijo. Alertó acerca de la carencia de un plan nacional y de involucrar a las ONG del área para solucionar el problema.

Rumores de inserción

Entre todas las ONG que trabajan con casos de violencia hacia la mujer se corre el rumor de la inserción en la ley del término feminicidio. Sin embargo, desconocen la pena que conllevaría pues en el documento se establecen 19 categorías de violencia que son castigadas, algunas con sanciones monetarias y otras hasta con 20 años de prisión.

Sin data

La falta de información y cifras no es algo que se limite a los delitos u homicidios que se realicen en Venezuela. También las ONG denuncian la falta de data sobre las mujeres asesinadas, el tipo de crimen, el número de atendidas por el Instituto Nacional de la Mujer y la cantidad de casas de abrigo –obligadas por la ley–, denunció Isolda de Salvatierra, presidenta del Observatorio Venezolano por los Derechos de las Mujeres.

“Hemos venido denunciando la falta de datos estadísticos significativos registrados por los organismos oficiales para poder dar una cifra confiable del número de casos denunciados. La cantidad de refugios que hay es otro de los indicadores muy importantes para garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia”, puntualizó.

ElDato

Entre las 19 formas de violencia contra la mujer en Venezuela se encuentran la psicológica, acoso u hostigamiento, amenaza, violencia física, violencia doméstica, violencia sexual, acceso carnal violento, prostitución forzada, esclavitud sexual, acoso sexual, violencia laboral, violencia patrimonial y económica, violencia obstétrica, esterilización forzada, violencia mediática, violencia institucional, violencia simbólica, tráfico de mujeres, niñas y adolescentes (transporte por coerción con fines ilícitos), y trata de mujeres, niñas y adolescentes (transporte por coerción para prostitución y otros fines sexuales).

LaCifra

45% de las mujeres víctimas de algún tipo de violencia, atendidas por el Instituto Metropolitano de la Mujer, son provenientes de los municipios Sucre y Libertador. Lilia Arvelo, directora del organismo, aseguró que las mujeres con menos recursos son más valientes para denunciar. Explicó que las de estratos socioeconómicos más altos también sufren de diferentes tipos de violencia, pero evitan realizar las denuncias por afectar su estatus. 

Teléfonos de emergencia

0800-MUJERES y (0212) 860 82 10 al 19 (Inamujer)

0800-FISCAL-0 (Fiscalía)

0416-6071273 (Fundamujer)

(0212) 564 31 85 (Cicpc)