• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Víctimas y heridos en tiroteo se conocieron en discoteca

Los familiares de Euselis Torres acudieron a la morgue | Foto Alex Delgado

Los familiares de Euselis Torres acudieron a la morgue | Foto Alex Delgado

Los hombres se ofrecieron para llevar a las jóvenes a sus residencias. La herida no ha podido aportar información al Cicpc

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las jóvenes que iban en el carro atacado a tiros el lunes en la madrugada en el distribuidor Santa Cecilia de la autopista Francisco Fajardo habían conocido esa misma noche a los muchachos que iban en el vehículo, y quienes les habían ofrecido llevarlas al salir de la discoteca Studio Latino, ubicada al final de la avenida principal de Los Cortijos.

Euselis Mariana Torres Jiménez, de 20 años de edad, murió en el hospital de El Llanito a raíz de las lesiones producidas por los disparos, y Bicsari Arai González Puente, de 24 años, fue herida de un tiro en un brazo cuando iban en el Optra azul al que le dispararon los tripulantes de un Aveo color negro. Fuentes extraoficiales indicaron que Luis Alejandro Tovar Ochoa, de 23 años de edad, que también murió en el Optra; Gregory José Benitoz Castro, de 23 años, conductor del carro, y otros dos hombres se ofrecieron a darles la cola a las dos jóvenes.

La herida no ha podido aportar información al Cicpc en vista de que no conocía detalles de la vida de quienes les ofrecieron llevarlas.

Allegados a Tovar Ochoa indicaron que él laboraba como mototaxista en una línea cerca del Palacio de Miraflores, vivía en esa zona y era padre de tres hijos. 

El Cicpc prosigue las entrevistas con familiares y allegados para conocer si Tovar Ochoa, Benítez Castro y los otros dos hombres que iban en el Optra tenían problemas con algún grupo. El Cicpc también citó a declarar al personal que trabajó en el local nocturno la noche del crimen para saber si allí se registró algún altercado entre clientes.


Polisucre: Hacemos revisiones periódicas
JAVIER MAYORCA

El director de Polisucre, comisario Manuel Furelos, señaló que esa institución no tiene capacidad para revisar permanentemente los bares ubicados en esa jurisdicción.

“Hacemos revisiones periódicas, pero no tenemos suficiente pie de fuerza para controlar todos los bares. También contamos con la colaboración de los dueños de los locales para que coloquen porteros y tecnologías para la detección de metales”, dijo. Según Furelos, hay un problema de intolerancia generalizada en el país que, unido a la ingesta de alcohol y otras sustancias, aumenta el riesgo de desenlaces trágicos.