• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Venezuela terminará el año con 24.980 homicidios

Foto: Alex Delgado/ El Nacional

Foto: Alex Delgado/ El Nacional

La violencia criminal está afectando a personas de todos los sectores sociales y de todas las tendencias políticas, afirmó Roberto Briceño

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los cálculos del Observatorio Venezolano de la Violencia indican que Venezuela finalizará 2014 con 24.980 homicidios, una cifra levemente superior a la correspondiente al año anterior cuando se generaron 24.763.

Esta estadística ubica al país como el segundo más violento del mundo, solamente superado por Honduras. La tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes en Venezuela se ubica en 82 ciudadanos, si se toman en cuenta los homicidios culposos y los ocasionados en casos de tránsito.

“La violencia homicida acabó con miles de vidas de venezolanos de todos los sectores sociales y de todas las tendencias políticas”, afirmó el sociólogo Roberto Briceño León, director del OVV.

Aunque la cifra general de homicidios parece estabilizarse cerca de los 25.000 casos anuales, Briceño León indicó que la violencia se desplazó a sectores anteriormente considerados como seguros. Esto sucedió, en parte, debido al emplazamiento de importantes contingentes de policías y militares en áreas urbanas, debido a la aplicación del plan Patria Segura.

Explicó que la violencia homicida se elevó en estados como Anzoátegui, Sucre, Lara, Barinas y Bolívar. En Lara, añadió, los homicidios pudieron bajar en Barquisimeto, pero se hicieron más frecuentes en poblaciones cercanas a esa capital, como Sanare, Quíbor y Carora. En Sucre ocurrió algo parecido en localidades como Río Caribe y Cumanacoa.

Para Briceño, la criminalidad se acentuó este año en las ciudades y municipios –medianos y pequeños–, generalmente ubicados en la periferia de las grandes urbes.

“Zonas que hasta hace poco tiempo eran seguras se han convertido en territorio de las bandas armadas que agreden y extorsionan a sus habitantes”, advirtió.

Simultáneamente, el informe de este año advierte sobre la incorporación al delito de nuevas generaciones. “Amparados en la impunidad, en la desesperanza de la población que no denuncia a las autoridades los delitos de los cuales ha sido víctima y en la falta de respuesta de las policías, se ha generalizado en una parte de la población un comportamiento delictivo amateur como modo de vida, como un medio aceptado del “rebusque” para completar los ingresos o adquirir un bien de consumo deseado”.

Mensaje equivocado. En diciembre se cumplen 19 meses desde que comenzó a aplicarse el dispositivo Patria Segura. El proceso de militarización de la seguridad ciudadana se mantuvo este año, con la sustitución del general Miguel Rodríguez Torres por la almiranta Carmen Meléndez en el Ministerio de Relaciones Interiores.

Este cambio, sin embargo, no trajo consigo una rectificación de las políticas de seguridad ciudadana.

“La militarización no va con un mensaje de respeto a la norma sino con otro equivocado que fue, por ejemplo, la destitución del ministro Rodríguez Torres por enfrentar a los colectivos”, dijo.

En este proceso los funcionarios de los cuerpos policiales y militares también se han transformado en una población vulnerable. Briceño indicó que en el Distrito Capital mataron en promedio a más de dos funcionarios por semana, mientras que en Aragua y Carabobo la cifra se acerca a uno.

“Hay una desmoralización cada día mayor de los cuerpos policiales que, además de ser victimizadas, se sienten sin autoridad y sin apoyo. Hay un abandono de la carrera policial por muchos funcionarios honestos que opinan que no tienen ni la remuneración ni el respeto que su profesión merece. Al salir se dedican a la seguridad privada”, afirmó.

Briceño León observa, además, que el incremento en las muertes de los agentes va acompañado con la elevación de los homicidios a manos de estos policías. Pronostica que el año finalizará con más de 3.000 muertes por “resistencia a la autoridad”, 20% más que lo reportado en 2013.

“Muchos policías tampoco creen en la justicia de los tribunales y han decidido tomarla por mano propia”, advirtió.