• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Venezuela ocupa el quinto lugar entre países más violentos del mundo

El director del Observatorio Venezolano de la Violencia, Roberto Briceño León / Nelson Castro/El Nacional

El director del Observatorio Venezolano de la Violencia, Roberto Briceño León / Nelson Castro/El Nacional

Cuatro de las cinco naciones con mayor tasa de homicidios del planeta están en la cuenca del Caribe

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El informe más reciente sobre desarrollo humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo señala que Venezuela ocupa el quinto lugar entre los países con las tasas de homicidios más elevadas de todo el mundo.

En Venezuela la proporción de homicidios fue de 45,1 por cada 100.000 habitantes para el año 2011, según la última edición de este documento divulgada esta semana.

La tasa solamente fue superada por Honduras, con 91,6 homicidios por cada 100.000 habitantes; El Salvador (69,2 por cada 100.000 habitantes); Costa de Marfil (56,9 por cada 100.000 habitantes) y Jamaica (52,2 por cada 100.000 habitantes).

Esto implica que Venezuela mantuvo el lugar que tenía en la lista de países más violentos del mundo si se toman en cuenta los resultados de un estudio divulgado por la ONU en octubre de 2011. En esa oportunidad los resultados arrojados por Honduras y Costa de Marfil fueron más altos.

Cabe señalar que de los cinco países con tasas más altas de homicidios del planeta, cuatro están localizados en la cuenca del Caribe. El director del Observatorio Venezolano de la Violencia, Roberto Briceño León, observa que los países más violentos del mundo atraviesan dificultades económicas, excepto Venezuela, cuya economía está influida por los altos precios del petróleo desde hace más de un lustro.

“Lo que nos sorprende es que esto ocurra en un país como Venezuela, que no tiene los niveles de pobreza o conflicto político que padecen otros”, afirmó.

Mientras la violencia es más baja, la percepción de seguridad entre la ciudadanía de los países se eleva, de acuerdo con los datos divulgados por el informe.

Noruega, por ejemplo, tiene una tasa de homicidios de 0.6 por cada 100.000 habitantes y, por ende, 81% de la población señala que el país es seguro.

En Venezuela, por el contrario, sólo 31% de los entrevistados calificó de seguro al país. Un porcentaje similar al de Botswana en África. Sólo 3 de los 186 países considerados para el estudio tuvieron resultados más desalentadores: Chad (30%), Afganistán y Honduras (ambos con 29%).

Gobierno admite. Briceño observó que el informe del PNUD se basó en datos aportados por el propio Ejecutivo, correspondientes al año 2011.

Para 2012 hubo, por lo menos, 2.000 casos más de homicidios, según la cifra de 16.030 casos divulgada ante la Asamblea Nacional por el presidente encargado Nicolás Maduro.

“Como ha sucedido en otros momentos se reconocen las realidades algunos años después, cuando se presume que no tienen impacto político o en un contexto distinto”, señaló Briceño.

Indicó que el caso venezolano tiene un elemento común con los de El Salvador, Honduras y Jamaica: todos son países donde las leyes no se aplican y las instituciones no funcionan o lo hacen con mucha dificultad. En los casos salvadoreño y jamaiquino, porque las instituciones no han sido consolidadas; en Venezuela, porque han sido minadas.

“En todos, además, se observan gobiernos incapaces y sin voluntad real para lidiar con estos problemas”, añadió.

La campaña. Briceño expresó su incredulidad hacia lo expresado por el presidente encargado y candidato Nicolás Maduro en cuanto a que luchará contra la delincuencia.

Recordó que esas consignas han sido habituales durante las últimas campañas electorales. En la última de Hugo Chávez fue lanzada la Gran Misión a Toda Vida Venezuela.

La Cifra

56 por cada 100.000 habitantes es la tasa de homicidios en Venezuela para el año 2012. En ella no se toman en cuenta los casos de averiguación-muerte, así como aquellos en los que una persona fallece por “resistencia a la autoridad” o si esto ocurre mientras está en un centro penitenciario.