• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Venezuela pide extradición de colombiano acusado de crímenes en la frontera

Wilquin Alexander Roa lideraba una banda criminal que opera entre Cúcuta y Ureña, y en el pasado habría pertenecido al grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Fiscalía General de Venezuela inició un proceso para lograr la extradición desde Colombia de un hombre presuntamente implicado en el asesinato de 13 personas, cuyos cuerpos fueron hallados en fosas comunes en la frontera binacional, informó el sábado el organismo.

Un pedido para la entrega del colombiano Wilquin Alexander Roa fue presentado ante una corte de San Antonio del Táchira, que a su vez la remitió al Tribunal Supremo de Justicia para que decida la viabilidad del procedimiento.

Roa, de 35 años, se entregó a la Fiscalía colombiana el pasado 28 de agosto en la ciudad de Cúcuta, limítrofe con San Antonio del Táchira.

Conocido con el alias de “Cara e' Niña”, el hombre tiene en su contra una orden de arresto de la justicia venezolana que lo investiga por su supuesta vinculación con el homicidio de 13 personas cuyos cadáveres fueron encontrados el pasado 5 de mayo en tres fosas comunes en la localidad de Ureña.

Roa liderada supuestamente una banda criminal que opera entre Cúcuta y Ureña, y en el pasado habría pertenecido al desmovilizado grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

En Venezuela enfrenta además cargos de extorsión, secuestro y desaparición forzada.

El proceso de extradición se tramita en momentos en que el gobierno venezolano mantiene cerrados amplios tramos de la frontera con Colombia, según ha dicho para combatir el paramilitarismo, el contrabando y el narcotráfico en esa región de 2.219 km.

Junto con dicha medida, adoptada el 19 de agosto último, el presidente Nicolás Maduro decretó el estado de excepción en 23 municipios fronterizos. En ese marco fueron deportados 1.482 colombianos, mientras que cerca de 20.000 salieron por temor a ser expulsados.

El gobierno colombiano denunció que a raíz de ese éxodo se generó una emergencia humanitaria, pues a varios de los deportados no se les permitió sacar sus pertenencias y sus casas fueron demolidas, registrándose además la separación de familias.

Maduro y su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, acordaron el retorno de sus respectivos embajadores, quienes habían sido llamados a consultas, y la normalización progresiva de la frontera durante una reunión en Quito el pasado 21 de septiembre.