• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Ultimaron a un estudiante de la Unefa por presenciar un homicidio

Entre lunes y martes ingresaron 12 cadáveres a la morgue de Bello Monte / Antonio Rodríguez

Señalan a Cicpc en muerte de un hombre / Antonio Rodríguez

Bryant Benítez recibió 2 tiros en las piernas por haber sido testigo del homicidio ocurrido en el sector Barrio Nuevo de El Valle

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un azote de barrio mató de tiros en las piernas a Bryant Benítez, de 22 años de edad, cuando regresaba de un bautizo del cual había sido el padrino.

Fue atacado por un azote de la calle 18, Barrio Nuevo, El Valle, porque al pasar por el lugar el hombre mataba a otra persona, y para no dejar testigos eliminó a Benítez, estudiante de tercer semestre de Ingeniería de Sistemas de la Unefa.

“Nosotros sólo queremos justicia. Ese hombre ha matado a mucha gente inocente en el barrio y siempre lo dejan en libertad porque paga. ¡¿Hasta cuándo va a matar gente y nadie hace nada?!, dijo Raiza Benítez, madre del joven.

Benítez era el mayor de dos hijos. Tenía dos meses retirado del trabajo y se dedicó a estudiar.

A la morgue llegaron los familiares de Oliver Eduardo Rivas Suárez, de 20 años de edad, ultimado en su residencia presuntamente por una comisión del Cicpc.

La denuncia la hizo Oliver Rivas, padre del joven, que contó que el domingo en la noche llegaron tres funcionarios a la octava transversal de Maripérez y le dispararon.

Más temprano Rivas había golpeado a su pareja, por lo que ella lo denunció en la dependencia policial. Los policías le dispararon a Rivas y luego lo llevaron al hospital de Lídice. Agregó que su hijo trabajaba con él (su papá) vendiendo sandalias en el mercado de El Cementerio. El caso fue denunciado en la Fiscalía

A Luis Viloria, de 26 años de edad, que le asignaron el número 492 en la morgue, lo ultimaron en el barrio La Sidra, Ruiz Pineda, Caricuao, cuando salió de casa de unos familiares, donde había estado bebiendo, para el refugio donde vivía con su mamá, después de la medianoche del lunes.

Dilia Viloria, madre de la víctima, dijo que su hijo estaba un poco pasado de tragos cuando dejó esa vivienda. Presumen que se armó un tiroteo, él quedo en la línea de fuego y no pudo correr debido a la borrachera que tenía.

Viloria era obrero de la misión Barrio Tricolor y dejo un bebé de un año de edad.

Erick Pérez, de 33 años de edad, murió de dos tiros cuando llegaba a su casa, de una fiesta con un grupo de amigos, el lunes a las 3:00 am en Monte Piedad, 23 de Enero. Rosángel Mora, hermana de la víctima, dijo que el joven iba en su moto, cuando él y los amigos, que iban en un auto, vieron que robaban a unas personas.

Los delincuentes hicieron varios disparos y dos le dieron a Pérez, que llegó muerto al Hospital de Lídice. Era mototaxista y dejó dos hijos.

Hace cuatro años funcionarios de Polisucre mataron a un hijo de Rosángel, que contaba con 13 años de edad, en Los Dos Caminos. El hecho está impune.