• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

La UNES no logró la transformación policial

Sede de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES) en Anzoátegui | Prensa Vicepresidencia de la República

Esta semana inauguraron una nueva sede de la UNES en Anzoátegui | Foto: Prensa Vicepresidencia de la República

Dentro del Cicpc hay preocupación por la formación que reciben los agentes egresados de la institución

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La primera semana de septiembre, la directiva de la policía judicial ordenó a todas las subdelegaciones la ejecución de medidas especiales con respecto al personal graduado a partir de 2011 en la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad.

La más notable se refiere a la asignación de “tutores” para los técnicos y detectives con menos de cuatro años de experiencia. La medida fue tomada luego de analizar varios casos de delitos graves en los que estaban implicados funcionarios de la institución con escasa experiencia.

De acuerdo con el subcomisario jubilado Javier Gorriño, esta decisión no solo intenta preservar la disciplina en el personal de la policía judicial. “Es algo más que vigilancia. Es para que les enseñen un poco. Como si fuera un curso informal, para que aprendan a hacer las cosas”, afirmó.

La institución nació de la Comisión para la Reforma Policial, cumplió cinco años y ahora será el centro de una nueva reestructuración de los cuerpos de seguridad, ordenada por el presidente Nicolás Maduro. La depuración policial sigue pendiente. Como cuando se creó la Conarepol, en respuesta al asesinato de tres estudiantes a manos de funcionarios del Cicpc apostados en una alcabala, esta nueva transformación también responde a una crisis: los hechos ocurridos en el edificio Manfredir, en los que policías mataron a cinco integrantes de colectivos.

Una de las medidas anunciadas esta semana por Maduro apunta hacia el logro de mayor especificidad en la formación de los policías de investigación penal. Gorriño señaló que esa fue una de las sugerencias de la Comisión de Reestructuración del Cicpc, de la que él formó parte en la mesa de trabajo referida a la formación de los nuevos agentes. 

El perfil integral y generalista ha sido el principal punto flaco de los egresados de la UNES. Por esa razón, dentro de la policía de investigación se prohibió que los agentes incorporados desde 2011 encabecen las guardias de las subdelegaciones.

Los nuevos investigadores ignoran muchos procedimientos básicos. “No saben llevar novedades ni tomar denuncias. Entonces, ¿para qué ponerlos en guardias? Más que ayudar, son un estorbo. No saben qué hacer en el sitio de un suceso”, indicó Gorriño, quien también fue docente de Criminalística en la UNES.

Los agentes en proceso de formación, así como algunos nuevos funcionarios, cometen errores graves cuando están procesando sitios de suceso. Algunos han sido objeto de sanción por tomar evidencias de forma arbitraria, para uso personal.


A paso redoblado. Una docente de la UNES que pidió la reserva de su nombre señaló que existe un interés manifiesto en el Ejecutivo por graduar cuanto antes al mayor número posible de policías, y así paliar el déficit de uniformados, tanto en las instituciones preventivas con en la de investigación. La UNES concentra la formación de los oficiales de la PNB, el Cicpc, bomberos y policías de tránsito.

A los que cursan carreras técnicas, por ejemplo, les imparten en un mes los contenidos que usualmente se daban durante todo un semestre. “La orden es graduarlos cuanto antes”, dijo.

Los docentes que habían surgido de las filas de la antigua policía judicial, y que podían impartir estos conocimientos, fueron sacados del centro de formación, agregó Gorriño.

El ambiente en la universidad contrasta con el de las antiguas academias policiales, en las que los valores de disciplina y apoliticismo eran un factor común.

Uno de los aspectos más llamativos desde que se entra a la sede en Catia es el culto a la personalidad de fallecido presidente Hugo Chávez. La arenga comienza con el perifoneo constante del “Patria querida” entonado por Chávez durante una de sus alocuciones y sigue con referencias a una supuesta doctrina en materia de seguridad ciudadana, cuya autoría le atribuyen. Algo similar ocurre en los centros de formación militar.

En el plano académico, las primeras sesiones del agente que quiera ser investigador penal no tendrán nada que ver con la técnica policial, sino con asuntos tales como el uso de la fuerza y las habilidades para la comunicación escrita y oral. Hay un importante acento en asignaturas con contenido político, a través de los llamados “seminarios de formación socio/crítica”. Los temas aquí son “hegemonía, lucha de clases e identidades socioculturales” o “el capitalismo y el socialismo como sistemas antagónicos”.

Gorriño considera que este perfil de formación resulta inútil para quienes desean formar parte del Cicpc. Debido a estas deficiencias, los nuevos agentes del cuerpo de investigaciones también deben cursar un programa de charlas que se imparte desde septiembre en todas las regiones del país, todos los fines de semana.


Reforma en deuda

El criminólogo Andrés Antillano, exintegrante de la Comisión Nacional para la Reforma Policial, indicó que en la actualidad los agentes poseen “pocas capacidades para investigar”.

“Eso se expresa en el desempeño diario de estos funcionarios. La investigación científica es un saludo a la bandera. En el pasado, la formación también era muy mala. La criminalística prácticamente no tenía peso”, señaló.

Reconoció que el anuncio sobre una nueva reestructuración policial hecho por Maduro fue originado por los últimos escándalos como los hechos ocurridos en el Manfredir. Pero indicó que esa situación puede ser aprovechada para aplicar las recomendaciones hechas por la Conarepol, que a su juicio siguen vigentes. “Que la reforma anunciada no sea un gesto simbólico sino un compromiso cierto. En esto están en deuda”, afirmó.