• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Transgéneros lincharon a un indigente en Plaza Venezuela

Fue atacado con palos, bates, tacones de zapatos, cuchillos y le quemaron el cabello con un spray, que fue usado como lanzallamas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tuvieron que transcurrir nueve días para que Demetria Tapia confirmara que el segundo de sus cuatro hijos había muerto y el cadáver estaba depositado en la morgue.

Martín Figueroa Tapia, de 30 años de edad, que tenía dos años viviendo en la indigencia, fue linchado por un grupo de transgéneros, a las 10:30 pm del martes 11 de este mes, en Plaza Venezuela.

Figueroa Tapia, que se había establecido en esa zona donde también dormía, no simpatizaba con los transexuales, con quienes mantenía constantes encuentros. Esa noche, los sujetos llegaron a Plaza Venezuela en moto, carros y a pie para arremeter contra el hombre. Lo atacaron con palos, bates, tacones de zapatos y cuchillos. Los funcionarios de la Guardia Nacional que están en una carpa no intervinieron.

En medio de la desesperación, Figueroa Tapia se abrazó a uno de los uniformados para que lo protegiera, pero los transgéneros siguieron atacando a la víctima. Le quemaron el cabello utilizando un pote de spray a manera de lanzallamas. El hombre quedó totalmente desfigurado, dijo Demetria Tapia, que lo constató al ver una foto del cadáver que le mostró una funcionaria de la Guardia Nacional.

Al sitio llegó una comisión de los bomberos, así como funcionarios de la Guardia del Pueblo. Para dispersar a los transgéneros fue necesario lanzar bombas lacrimógenas.

A partir de ese hecho comenzó el calvario para Tapia, nativa de San Onofre, departamento de Bolívar, Colombia, que tiene una afección en la columna y no puede laborar como antes en casas de familia. Para venir a Caracas, desde el sector Dos Lagunas de Santa Teresa del Tuy, Miranda, sus vecinos han colaborado con ella aportándole ayuda económica.

Ella relató que comenzó a recibir llamadas telefónicas en las que le advertían que su hijo estaba muerto, y otras en las que le decían que estaba vivo. La familia acudió a la morgue donde le dijeron que el hombre no estaba allí. En vista de eso recorrieron varios hospitales sin resultado. Fue el jueves cuando tuvo la certeza de que Figueroa Tapia estaba en esa dependencia.

“Quiero que se haga justicia, lo dejaron irreconocible. Quiero que les caiga todo el peso de la ley”, indicó.

A Tapia se le dijo que la semana pasada dos transgéneros fueron llevados a la morgue para practicarles exámenes forenses, y que luego serían presentados en un tribunal. Ella respondió que posiblemente los detuvieron porque en la trifulca del 11 de este mes un funcionario de la Guardia Nacional resultó lesionado. Ella no cree que estén presos por la muerte de su hijo.

Agregó que a los 17 años de edad, Figueroa Tapia se fue a vivir con una mujer mayor que él cuyos hijos eran contemporáneos con el padrastro, y desde entonces se inició en el vicio de la droga.