• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

“Tememos que lo hayan matado, pero la fe no se puede perder”

Juan Cortés es la persona que ha permanecido más tiempo secuestrada en 2012 | Foto: Antonio Rodríguez

Juan Cortés, socio propietario del restaurant Casa Cortés, es la persona que ha permanecido más tiempo secuestrada en 2012 | Foto: Antonio Rodríguez

Los familiares del comerciante Gregorio Olivero no celebraron el año nuevo. “Esto es un calvario”, dijo un hijo del comerciante secuestrado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La llegada del año nuevo no fue motivo de celebración para todos. En Venezuela 18 familias, por lo menos, recibieron 2013 anhelando la liberación de alguno de sus seres queridos secuestrados durante los últimos 12 meses.

“Este es uno de los peores momentos de nuestras vidas. Papá siempre nos ha hecho falta. No sólo es buen padre, sino también un buen ciudadano”, expresó Jorge Olivero, hijo del comerciante Gregorio Olivero.

Este hombre de 71 años de edad fue secuestrado por un grupo delictivo el 11 de septiembre de 2012 en la noche cuando jugaba dominó junto con varios amigos en el restaurante Tamanaco, en Guatire. El momento en que se lo llevaron quedó grabado por cámaras de seguridad de ese local.

Durante los últimos tres meses Jorge Olivero ha encabezado la búsqueda de su padre, y ha atendido a numerosos informantes que sólo querían engañarlo y obtener dinero por sus datos. Buscó en las montañas de Araira y Caucagua, así como en el barrio Blandín en la carretera vieja a La Guaira. Todo infructuoso.

La última fe de vida de su padre la obtuvo durante un breve diálogo dos días después del plagio. Desde entonces todo ha sido silencio.

“Nosotros tememos que lo hayan matado, pero la fe no se puede perder. El Cicpc tampoco nos da mucho ánimo por el tiempo que ha pasado, pero al no aparecer el cuerpo no se puede perder la esperanza”, dijo.

De los secuestros reportados en 2012 el cautiverio más prolongado ha sido el de Juan Cortés, socio propietario del restaurante Casa Cortés, en La Castellana. En un principio los familiares de la víctima, de origen gallego, se mostraron cautelosos, pero cuando habían transcurrido tres meses del plagio su esposa Luisa García solicitaba públicamente la piedad de los captores y señalaba que había hecho todo lo posible para liberar al hombre de 66 años de edad.

Cuando faltaba una semana para finalizar el año, la policía judicial había recibido 588 denuncias sobre secuestros para un total de 670 víctimas. Esto debe ser sumado a la cifra de casos manejados por la Guardia Nacional que aún no ha sido divulgada.

Para finales del año pasado las autoridades abrieron alrededor de 1.200 expedientes sobre secuestros, según el consultor Fermín Mármol García. Pero la cifra real sería de 4.000. En su criterio, por cada víctima conocida hay por lo menos 5 que pasan inadvertidas.

Los registros llevados por la policía judicial indican que la mayor cantidad de casos no resueltos ocurrieron en Zulia y el Distrito Capital, con tres en cada región. Los secuestros de Cortés y Olivero son de Miranda. Otras dos víctimas continúan en cautiverio en Anzoátegui, Apure, Aragua y Carabobo.

En el estado Zulia, además, una mujer finalizó el año retenida por plagiarios junto con su hijo de 5 años de edad. Se trata de la ingeniera Rossana Beatriz Ajjiam López, de 33 años de edad, y del niño Iván Camacho.

De las personas que pasaron el 31 de diciembre en poder de captores, dos son de origen chino. Esta nacionalidad es actualmente la más buscada por los plagiarios junto con los portugueses.

37 plagios en Lara

37 secuestros se registraron en el estado Lara durante el año 2012, una cifra que mantiene en alarma a las autoridades de seguridad regionales. Por presión, algunas de las víctimas en cautiverio han sido liberadas; sin embargo continúa imponiéndose la dramática situación que atraviesan las familias de secuestrados que deben pagar millones de bolívares a cambio de las liberaciones.

Las celebraciones decembrinas de 2012 parecen haber sido las peores para los familiares de Ismael Yánez Vásquez, agricultor de 76 años de edad, que permaneció secuestrado durante un mes. El 30 de noviembre fue plagiado por unos hombres que lo atacaron en la carrera 16 con calle 20 de Barquisimeto.

Aunque para dejarlo libre sus victimarios exigían una fuerte suma de dinero, el canje no se consumó debido a que una comisión del Cicpc logró rescatarlo un día antes de año nuevo en una vivienda del sector Las Tapias, en San Felipe en el estado Yaracuy, donde lo mantenían cautivo.

Yánez Vázquez se mostró conmocionado al ser entregado a sus seres queridos que lo esperaban en un centro de salud privado de la capital larense, donde le diagnosticaron descompensación luego de practicarle una revisión médica.