• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Secuestradores inexpertos aumentan riesgo de muerte de cautivos

Acto de entierro de los cuerpos de Salvatore Di Pietro y Teresa Di Pietro, secuestrados en mayo de este año | Cortesía Diario Panorama

Acto de entierro de los cuerpos de Salvatore Di Pietro y Teresa Di Pietro, secuestrados en mayo de este año | Cortesía Diario Panorama

En la actualidad hay 12 casos de este año en los que las víctimas no han sido liberadas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las negociaciones con los captores de Pedro Antonio Martínez parecían ir bien. Todo indicaba que el ferretero, de 50 años de edad, recobraría la libertad una vez cancelados más de 200.000 bolívares en efectivo y objetos de valor.

Pero durante las negociaciones entre los familiares y los secuestradores ocurrió un imponderable. El comerciante reconoció a uno de sus captores que supuestamente fue empleado en su negocio, según fuentes policiales.

Supuestamente este fue el motivo por el cual los plagiarios decidieron ejecutar a la víctima con un disparo en la cabeza el 3 de agosto. Al saberse descubiertos ya no eran figuras anónimas que intentaban obtener una ganancia. Si el hombre quedaba en libertad, los delataría.

Martínez fue “vendido” a los delincuentes por una mujer de 18 años de edad con la que él salía. Sus enemigos eran parte de su propio entorno, sin que él lo supiera.

Este ha sido uno de los 16 casos de secuestrados que han perdido la vida este año mientras están cautivos. La cifra representa apenas 3,22% de los plagios reportados hasta la semana pasada. No obstante, cada muerte es considerada en medios policiales como un fracaso.

“Nosotros tratamos por todos los medios que la víctima salga con vida. Hacemos entender a los captores que estos asesinatos no benefician a nadie”, explicó una fuente del Cicpc.

Los homicidios de secuestrados llaman la atención de la ciudadanía, especialmente si las víctimas son menores de edad como ocurrió en el caso de los hermanos Faddoul Diab en febrero de 2006.

“La muerte de un secuestrado desvirtúa y complica todo el escenario jurídico del plagiario. Posteriormente se ve obligado a simular otras cosas. Buscar un sitio de liberación para el cadáver”, explicó el consultor Fermín Mármol García.

En 2012 se ha reportado la muerte de una menor de edad mientras permanecía secuestrada. Se trata de Jakelin Mendoza Villasana, de 17 años, quien fue secuestrada el 23 de abril en un barrio de Valencia, según datos en poder de la policía judicial.

Inexpertos

Mármol explicó que debido a la impunidad muchos delincuentes dedicados al robo se han incorporado a las bandas de secuestradores. Son individuos que desean ganar mucho dinero en poco tiempo y fallan en sus procedimientos. Cuando ven que pueden fracasar atentan contra sus cautivos. Les llaman “cocos secos” en el argot policial.

También hay casos en los que el objetivo de los captores no es ganar dinero sino matar a la víctima, generalmente por deseos de venganza o pasionales. Es el caso de Jessica Ortiz, gerente de una agencia de viajes de 31 años de edad, cuyo cadáver fue encontrado en los Valles del Tuy, en abril. Las pesquisas determinaron que fue ultimada por un hombre al que se negó prestarle dinero para pagar una deuda. Posteriormente el victimario simuló un secuestro.

También hay casos en los que el cautivo muere por error o descuido de sus captores. Esta habría sido la circunstancia en la que fallecieron los esposos Teresa del Sabio y Salvatore Di Pietro, en Caimare Chico, estado Zulia, en mayo, pero de acuerdo con Mármol estos representan el porcentaje más pequeño.

Consejos

Como en la mayoría de los secuestros los victimarios buscan una ganancia monetaria, las víctimas deben mantener ciertas pautas de comportamiento. La persona que sigue este “código de conducta” tiene grandes probabilidades de sobrevivir, según Mármol.

Lo primero es evitar la mentira. El consultor indicó que la mayoría de los plagiarios puede corroborar con facilidad las informaciones que les da la víctima. Si no son verdaderas, eso será considerado como una falta de respeto que “se paga con la vida”.

Otra recomendación es evitar el contacto visual, especialmente en casos de plagios breves. De acuerdo con Mármol, si la víctima reconoce a alguno de sus captores no debe exteriorizarlo.

No regresaron

11 de enero. Pablo Roberto Reyes, de 60 años de edad, comerciante, secuestrado en Mariño, Aragua. Hallado el 14 de septiembre.
4 de febrero. José Daniel Tovar, de 22 años de edad, estudiante plagiado en Apure. Restos hallados el 14 de abril.
12 de febrero. Benito José Hernández, de 27 años de edad, comerciante secuestrado en Barcelona. Su cadáver fue abandonado frente al criogénico de Jose.
26 de febrero. Diogo Manuel Pereira, de 20 años de edad, desapareció en Villa de Cura. Hallado el 28 de febrero.
27 de marzo. Orlando José Chacín, de 55 años de edad. Taxista secuestrado en Tocuyito.
3 de abril. Jesús Alberto Alvarenga, de 68 años de edad. Comerciante, desapareció en Terrazas del Rodeo, estado Miranda.
17 de abril. Jessica Elena Ortiz, de 31 años de edad, comerciante. Desapareció en el Distrito Capital y la hallaron en los Valles del Tuy.
23 de abril. Jakelin Mendoza, de 17 años de edad. Ama de casa secuestrada en el barrio 810 de Valencia.
16 de mayo. Arnoldo Godoy, de 39 años de edad, gerente de Magnavisión secuestrado en Curiepe y hallado en Arichuna el 17 de mayo.
18 de mayo. Teresa del Sabio, de 54 años de edad, y Salvatore di Pietro, de 52 años de edad, secuestrados en Lago Mall Beach Club de Maracaibo y hallados en Caimare Chico.
3 de junio. Neil Edwin Rizo, de 43 años de edad, taxista secuestrado en Aragua y hallado el 13 de julio.
26 de junio. Marcelo Pirela, de 71 años de edad, plagiado en barrio Panamericano, Maracaibo.
1 de julio. Maria Elizabeth Fernández, de 41 años de edad, ama de casa hallada en sector El Polvorín, en Turmero, Aragua.
28 de julio. Antonio Ribeiro, de 65 años de edad. Hallado en una zona boscosa de Lagunillas, Zulia.
29 de julio. Pedro Antonio Martínez, de 50 años de edad, secuestrado en Capaya. Hallado en sector La Cotara, en Caucagua.

Los buscan

10 de enero. Juan Cortez, de 65 años de edad, secuestrado en Caracas.
22 de junio. Guo Jiajiu, de 51 años de edad, plagiado en Anzoátegui.
16 de julio. María Contreras, secuestrada en Miranda.
17 de julio. Carlos Valante, de 38 años de edad, desapareció en Zulia.
22 de agosto. Cennamo Nicoletti, de 78 años de edad, secuestrado en Barinas.
28 de agosto. José Rafael García, de 23 años de edad, secuestrado en Lara.
30 de agosto. Rosa Emilia Gil, de 76 años de edad, secuestrada en Guárico.
6 de septiembre. Simplicio Hernández, de 83 años de edad, secuestrado en Delta Amacuro.
11 de septiembre. Gregorio Oliveros, de 71 años de edad, secuestrado en Miranda.
16 de septiembre. Héctor Antonio Contreras, de 66 años de edad, secuestrado en Barinas.
18 de septiembre. Rafael Barco David, de 61 años de edad, secuestrado en Caracas.
19 de septiembre. Richard José David Uzcátegui, de 21 años de edad, secuestrado en Lara.


Un español

Un hombre de origen gallego fue plagiado el sábado en la urbanización Campomar, en Higuerote. La víctima, de 73 años de edad, regenta un comercio en la zona.

Extraoficialmente se conoció que fue visto por última vez ese día en una camioneta Jeep Grand Cherokee color gris. Posteriormente los familiares recibieron una llamada en la que se notificaba que el hombre había sido plagiado.

Comerciantes de Guatire manifestaron el sábado para llamar la atención sobre el problema de los secuestros y mediante una carta exigieron la liberación del dueño de un local, Gregorio Oliveros.