• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Rumores de raptos de niños trancaron Caracas

Las autoridades negaron tener denuncias sobre secuestros de menores | Foto Alex Delgado

Las autoridades negaron tener denuncias sobre secuestros de menores | Foto Alex Delgado

Motorizados paralizaron la autopista Francisco Fajardo y luego cerraron durante más de cuatro horas la redoma de Petare en protesta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En medio de los gritos de decenas de padres, representantes y motorizados que cerraron ayer la redoma de Petare por más de cuatro horas para exigir seguridad y rechazar los supuestos raptos de menores de los últimos días en el municipio Sucre, un capitán de la GNB de apellido Piñero mostraba la bandeja de entrada de su celular. Un único mensaje de texto se repetía: “FALSA ALARMA”.

La queja por supuestos raptos de menores se multiplicaba en proporción a los mensajes que llegaban al celular del oficial. El capitán Piñero es responsable de los cuadrantes de seguridad 19, 22 y 23, correspondientes a las zonas de Caucaguita, Dolorita y Mariches. Ayer dijo que en dos de tres cuadrantes, Dolorita y Mariches, atendieron llamadas sobre presuntos raptos de menores: “Recibimos una información del supuesto secuestro de un transporte escolar en la escuela Juan XXIII. Era falsa”.

El rumor viene corriendo desde la semana pasada, se ha replicado en Valencia, Guarenas, La Guaira, Maracaibo y en el municipio Sucre y ha causado cierto ausentismo escolar. Sin embargo, autoridades como el subdirector del Cicpc, Douglas Rico; los directores de Polisucre y Polimiranda, y el alcalde de Sucre, Carlos Ocariz, aseguraron que no han recibido denuncias formales sobre algún secuestro de niños. 

Los que manifestaron ayer en Petare aseguraban que conocían a alguien a quien le habrían quitado un niño al salir de clases. Formaron una cadena humana para evitar el paso de vehículos y gritar su molestia. La protesta congestionó la ciudad por varias horas y movilizó al comandante de la PNB, Manuel Urdaneta, hasta el lugar. 

Otro rumor se corrió en la mañana: uno de los presuntos implicados en un rapto había sido llevado al módulo de la GNB en la Redoma de Petare, lo que movilizó a la poblada hasta el sitio, al que exigieron entrar para constatar que era falso. Lizardo Rivas, miembro del colectivo Las Brisas, logró entrar al módulo y comprobó que estaba vacío. Cuando quiso informarlo, la multitud le gritó: “¡Fuera, fuera!”. Nombres de colegios y zonas se repetían en medio de barrullo de la multitud.

Cándida Tovio contó que a su negocio llegó una cliente que vio cuando a una mujer le dieron por las piernas para quitarle a su niño. “A las 6:30 de la mañana vi cuando dos hombres en una moto le arrancaron una bebé a su mamá de los brazos frente a la cauchera de la avenida principal de Turumo”, repetía Emely Prieto.

Solo dos casos de presuntos intentos de rapto fueron denunciados ayer en el módulo de Petare. Alexandra Melo, de 25 años de edad, llegó con su sobrina de 8 años de edad en llanto para denunciar que tres personas en un carro azul sin placas trataron de llevarse a la niña cuando volvían del colegio Fe y Alegría de La Bombilla.

El presunto intento de rapto se habría registrado cuando caminaban por el mercado de Las Flores: “La niña me dice que nos vienen persiguiendo. Volteo y veo a una chama que se baja de un carro azul y se viene sobre mi sobrina. Yo la jalo, corrí con ella agarrada, se unió un poco de buhoneros y dije 'agárrenme la niña, ayúdenme'. Cuando señalé a la mujer, se había montado en el carro".

Carol Navas Porras hizo la segunda denuncia. Cargaba a un niño en brazos y dijo que trataron de raptarlo cuando ella caminaba por Puente Baloa. Aseguró que una pareja de jóvenes la observaba y uno de ellos intentó tomar al niño. 

El general de la GNB Fabio Zavarce, comandante de la Zona 43, reiteró que no hay denuncias en el último mes sobre secuestros o raptos de niños en ningún cuerpo de seguridad. A pesar de eso, dijo que funcionarios del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro investigarán los dos casos reportados ayer. 

Gracias a esa promesa, que se concretó a las 2:00 pm, la multitud calmó los ánimos. Sin embargo, Yeinibeth Sánchez gritó frente a los oficiales: “Si no toman las escuelas a la salida y vigilan a los carajitos trancamos esto otra vez”.


El Aveo azul equivocado
Lissette Cardona
María Emilia Jorge

Grisel Margarita Torrens, de 55 años de edad, y su hija Najwa Giselle Amaro, de 23 años de edad, recibieron la libertad plena el lunes pasado luego de que fueron señaladas y detenidas por la Policía Municipal de San Diego (Carabobo) por presuntamente haber incurrido en el delito de secuestro de niños.

Las fotos de ambas y la de su vehículo marca Aveo, dos puertas, de color azul, placas GMD60V, circularon por las redes sociales y las señalaban como responsables del delito. Una fuente, que pidió no ser identificada, se comunicó con El Nacional para pedir el esclarecimiento del caso: “Ellas fueron detenidas ilegalmente por más de ocho días por esa acusación sin pruebas. Las metieron en celdas con otras presas, las golpearon y maltrataron. Después las dejaron libres porque ellas no tienen nada que ver con eso”.

Ayer, el diario El Carabobeño informó que las personas que presuntamente habían identificado a las mujeres como raptoras no se presentaron a la audiencia y se desconoce su paradero. Las investigaciones estuvieron a cargo de Polisandiego, la Fiscalía 22 del Ministerio Público y el Cicpc.

El 19 de marzo, en la cuenta de Twitter de Polisalias (Miranda) publicaron la foto de las dos mujeres que habían sido detenidas en San Diego, Valencia, como “presuntas secuestradoras”.

“La directiva de la policía hizo pasar la foto por las redes para ver si había alguna denuncia informal que pudiese formalizarse si las reconocían. Pero no fue así, ni aquí ni en Valencia”, informó la encargada de las redes sociales de la institución. Agregó que están en conversaciones con el departamento de prensa de la alcaldía para hacer una fe de errata formal.


El Dato 
En 2015 los cuerpos de seguridad han recibido denuncias de secuestros de 11 personas con edades menores a los 18 años. En el Distrito Capital, el último plagio de niño fue reportado el 7 de febrero. La víctima era una estudiante de 11 años. El 5 de marzo un grupo secuestró a un estudiante de 12 años cuando jugaba en la calle El Samán de Zaraza, Guárico. Fue liberado 3 días después sin que los captores cobraran los Bs 10 millones que exigían.