• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Robos a mano armada son frecuentes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La inseguridad es una constante en los hospitales y centros de salud por mucha presencia de la Milicia Bolivariana o de compañías de seguridad privada.

“Aquí nunca se está seguro”, afirmó Yamileth Zambrano en el área de espera de la emergencia del hospital Miguel Pérez Carreño, ubicado en La Yaguara. Zambrano ha dormido por más de un mes en las puertas de la institución, pues ese es el tiempo que su hijo lleva hospitalizado en el área de cuidados especiales. En ese período ha tenido que compartir el espacio con los indigentes de la zona y visto llegar a cualquier cantidad de personas heridas de bala. En esas circunstancias, “se forma un escándalo y los milicianos se pierden, dejando nada más a los de azul”, aseguró. Con los de azul se refiere a los empleados de la empresa de seguridad Serviven, quienes custodian todas las entradas de ese centro de salud y del hospital Domingo Luciani.

En ambos centros a los familiares de los pacientes les colocan brazaletes para identificarlos durante el tiempo de estadía de los enfermos y permitirles el acceso.

Médicos del Luciani aseguraron que pese a que el personal de vigilancia revisa las pertenencias han sido introducidas armas al centro asistencial. Una enfermera aseguró que la situación se agudiza los fines de semana en las noches: “Quienes están de guardia son quienes peor se las ven. No respetan al personal de seguridad, vienen en grupo y sacan las armas. Amenazan al personal médico si no logran salvar la vida del paciente al que traen herido”.

En el Hospital José María Vargas solo vigila la Milicia. Estudiantes de quinto año de Medicina de la Escuela Vargas, que prefirieron mantenerse en el anonimato, aseguraron que no han experimentado nada tan grave como del HUC, pero denunciaron que sus compañeros han sido víctimas de robos a las puertas del centro asistencial: “No nos sentimos seguros. Un compañero salió a las 7:00 de la noche y lo golpearon fuertemente para robarle el celular. A otro, un sábado a las 3:00 de la tarde también lo agredieron para asaltarlo, pese a que llevaba la bata que lo identificaba como médico”.