• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Repartidor de agua mineral murió de un tiro

Jenny Cañas, esposa de la víctima, contó que tuvieron que reasladarlo del hospital de Guarenas por falta de oxígeno

Jenny Cañas, esposa de la víctima, contó que tuvieron que reasladarlo del hospital de Guarenas por falta de oxígeno

Lo hirieron en Guatire. Fue al hospital de la zona, luego lo llevaron al centro de Guarenas y finalmente al Domingo Luciani

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El calvario de Jenny Cañas comenzó el 30 de abril cuando a su esposo, Hilberth José Avendaño, de 40 años de edad, le dispararon en el pecho y el proyectil le ocasionó daños en órganos vitales. El hecho ocurrió en el sector Muralla I, urbanización El Ingenio de Guatire en el estado Miranda.

Avendaño llevaba más de 12 años trabajando en la distribución de botellones de agua mineral Los Alpes. Ese día estaba dentro del camión mientras sus dos ayudantes repartían la mercancía a la clientela.

A ese sitio se presentaron dos hombres en una moto que llevaban un botellón vacío y pensaron que iban a comprar agua, pero uno de los individuos sometió a los ayudantes con un arma de fuego para robarles el dinero que habían cobrado por la venta.

Desde su asiento en el camión, Avendaño observó lo que ocurría y bajó del vehículo para auxiliar a los empleados. En ese momento uno de los delincuentes le disparó. A pesar de estar herido en el pecho, Avendaño se trasladó en un taxi al Hospital de Guatire donde no pudieron atenderlo porque no había especialistas; solo estaban de guardia los médicos residentes.

Jenny Cañas, esposa de la víctima, llegó a ese centro asistencial y llevó al herido al Hospital del Seguro Social de Guarenas donde fue intervenido. El médico José Ángel Quiroz le informó que durante la intervención quirúrgica al paciente le colocaron una válvula en el corazón.

Cañas explicó que al día siguiente de la operación su esposo se levantó y tomó agua aunque el médico le había dicho que su estado era de pronóstico reservado con 1% de probabilidades de salvar la vida.

Avendaño tuvo que abandonar ese centro hospitalario porque se terminó el suministro de oxígeno. Como el hospital no tenía una ambulancia con un equipo de terapia intensiva, la familia tuvo que pagar el costo de un vehículo especializado para llevarlo al Hospital de El Llanito donde le diagnosticaron otras lesiones ocasionadas por el proyectil y recomendaron volver a operarlo. Tenía una lesión en el pulmón izquierdo ocasionada por el tiro. La bala hizo un recorrido intraorgánico que le afectó páncreas, hígado y diafragma, determinaron los facultativos que lo atendieron al ser trasladado al hospital Domingo Luciani. Murió el martes.

Hilberth José Avendaño era padre de dos hijos, uno de 17 años de edad y otro de 7 años de edad. Residía con su familia en el sector El Calvario, en Guarenas.

Cañas expresó: “Esto que ocurrió es muy grave. Es consecuencia de la crisis que vive el país en materia de hospitales, escasez de medicamentos, comida e inseguridad”.