• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Primer fin de semana de diciembre ha sido el más violento de 2014

Entre el viernes y el domingo fueron ingresados 61 cadáveres | Foto Álex Delgado

Entre el viernes y el domingo fueron ingresados 61 cadáveres | Foto Álex Delgado

Dos primos fueron asesinados a tiros el domingo por la madrugada en Carapita cuando llegaban de una fiesta 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con 61 ingresos a la morgue de Bello Monte, cerró el primer fin de semana de diciembre, que se convirtió en el fin de semana más violento de 2014, según cifras extraoficiales. Los cuerpos de Deivis Granados, de 30 años de edad, y Henry Omar Briceño, de 20 años de edad, son parte de la estadística de violencia de diciembre, cuando se cumple un mes de la instalación del dispositivo Navidades Seguras.

Los hombres fueron asesinados a tiros el domingo por la madrugada en la calle La Acequia del sector La Diablera de Carapita, cuando regresaban a sus casas luego de haber asistido a una fiesta en honor a Santa Bárbara en San Martín.

“Lo que nos dijeron es que los interceptaron, me imagino que para robarlos. Supongo que intentaron correr y les dispararon. A las 5:00 am nos fueron avisar a la casa que los habían matado. No los llegaron a trasladar a ningún hospital porque fallecieron en el lugar. Los vecinos escucharon los disparos y luego una motocicleta en la que se dieron a la fuga los delincuentes que los mataron”, dijo Ramón Granados, padre de una de las víctimas.

Granados era mecánico industrial y trabajaba como técnico en refrigeración, y Briceño vendía frutas en las afueras del hospital Domingo Luciani. “A los jóvenes les sugiero que les hagan caso a sus padres, porque bastante que se lo dijimos a ellos, que se cuidaran y que no salieran en la madrugada porque la inseguridad está crítica”, dijo el padre de Granados, en medio del llanto. 

Cifras extraoficiales indican que los primeros 8 días de diciembre fueron ingresados 134 cadáveres a la morgue de Bello Monte. Otro de los cuerpos fue el de Yormin Bastidas, de 24 años de edad, asesinado el jueves 4 de diciembre en la avenida principal de Macarao por cuatro delincuentes que lo interceptaron a las 2:00 pm para despojarlo de su moto Empire. Hasta ayer sus familiares no lo habían retirado de la medicatura forense, pues no tenían los recursos para enterrarlo. “Hay muertos a cada rato. Ya uno no puede salir a la calle por temor a que nos maten o que nos pase algo”, manifestó la esposa, Carmen Cedeño. Bastidas trabajaba como albañil y era padre de una niña de 6 años de edad.