• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Postergan para hoy el velorio de los esposos León De sousa

El Eje de Homicidios del Cicpc-Carabobo inspeccionó el lugar de los hechos / Raúl Galindo/Notitarde

El Eje de Homicidios del Cicpc-Carabobo inspeccionó el lugar de los hechos / Raúl Galindo/Notitarde

El caso conmovió a la colectividad carabobeña porque quedó huérfano un bebé de un año

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer, desde tempranas horas llegaban personas a las puertas de la funeraria Santa Rosa en la urbanización San José de Tarbes. Preguntaban por el sepelio del matrimonio León Acosta De Sousa y les indicaban que aún no comenzaría hasta que sus familiares dieran la orden.

El acto fúnebre será hoy, indicaron allegados pues aún esperan a familiares que vienen del exterior. Casi todos se preguntaban si ya estaba allí el tío de León Acosta, el general Luis Felipe Acosta Carles, ex gobernador de Carabobo.

Los cadáveres eran preparados para el velatorio. La Capilla V, aunque cerrada, se veía impecable. Afuera unos pocos que esperaban comentaban sobre lo triste de esta historia que deja ahora a un bebé, de apenas un año de edad, huérfano por causa de la violencia.

La noticia ha conmovido a los carabobeños, al punto que en una panadería cercana, una clínica y en la calle las personas hablaban sobre este caso que se mantiene bajo investigaciones por parte del Eje contra Homicidios del Cicpc en Carabobo, a cargo del comisario Luis Guevara.
 
Temor en El Viñedo

Ayer la normalidad parecía haber regresado a la calle 139 de la urbanización El Viñedo, en el norte de Valencia. Pocos allí querían hablar por temor.

Estrella Silva estaba en casa de su madre que vive casi en frente de donde sucedió el hecho. Dice que el susto que pasaron fue grande. Primero, un tiroteo; minutos después, una segunda tanda de disparos y al salir vieron varios cadáveres ensangrentados tirados en el piso.

“Los dos motorizados salieron de la zona verde, dieron la vuelta en la redoma, y uno de ellos se bajó y caminó hacia las dos mujeres, hacia el hombre y el bebé que estaban parados cerca del carro gris. Intercambiaron unas palabras y se escucharon los tiros. El presunto delincuente cayó al piso. El otro motorizado se adelantó y se puso de frente y comenzó a disparar. A él lo hirieron en la zona de los glúteos, pero huyó”, relató Silva.

En el lugar quedaron heridos mortalmente el teniente Néstor Enrique León Acosta, de 28 años de edad, y su esposa, Arminda Elizabeth De Sousa, de 22 años de edad, que fue llevada a la clínica El Viñedo, muy cerca del sitio, pero falleció.

La amiga, a la que llevaban al taller de modas, María del Rosario Martínez, de 26 años de edad, resultó herida y, además de proteger al bebé, fue quien gritó pidiendo ayuda. Hasta ayer no se conocían detalles sobre su estado de salud.

Martínez iba al atelier a medirse su traje de bodas. Su matrimonio está planificado para diciembre. Trabaja en la Facultad de Odontología de la Universidad de Carabobo.
 
Lo mejor es no resistirse

Los criminalistas Fermín Mármol García y Javier Goriño señalaron que es preferible evitar una confrontación con los delincuentes una vez que se es sorprendido, aun cuando se tenga un arma de fuego para defenderse. Los expertos consideran que al evitar el enfrentamiento, hay menos probabilidades de perder la vida.

El ex PTJ Javier Gorriño dijo que si la víctima está armada y se da cuenta del peligro antes de ser sorprendida por su victimario, posiblemente podrá actuar antes y repeler la acción, pero que una vez que el delincuente lo ataca, resulta inútil tratar de evitar el robo o secuestro.

“Las probabilidades de salir ileso son muy bajas, por eso siempre decimos que es preferible colaborar, entregar las pertenencias, porque una vez que te sorprenden estás en desventaja ante el delincuente”, dijo.

Mármol explicó que las bandas delictivas operan cada vez de manera más organizada y que aunque la víctima sea atacada sólo por una persona, ellos nunca operan solos y siempre hay, por lo menos, uno o dos muy cerca que observan la situación.

Los hampones no escatiman esfuerzos cuando de accionar sus armas se trata. Ellos no piensan y simplemente disparan. Por eso siempre hacemos el llamado a los funcionarios de los cuerpos de seguridad para que dejen sus armas en sus casas cuando salgan con sus familiares y, en caso de andar solos, tratar de llevarlas lo más oculto posible porque los delincuentes saben identificar muy bien a los policías y militares”, dijo Mármol.

Otros casos de resistencia
 
07 de agosto de 2011: Dos delincuentes entraron a la quinta Maty, en la calle C1 de la urbanización La Lagunita, en El Hatillo, y sometieron a la familia del médico Daniel Méndez Escalona, de 39 años de edad, que se encontraba en una celebración íntima. El especialista trató de evitar que los delincuentes atacaran a su familia y sacó un arma de fuego con la cual logró matar a uno de ellos, que fue identificado como José Gregorio Chourus, de 31 años de edad. Sin embargo, el otro atracador mató al médico.

1° de septiembre de 2010: El general retirado del Ejército Jesús Gerardo Méndez, de 55 años de edad, falleció de cuatro tiros que le dieron cuatro delincuentes que lo atacaron cuando salía de un edificio en Valle Abajo junto con su esposa a las 8:00 pm. Se presume que el militar forcejeó con los delincuentes que presuntamente intentaron secuestrar a la pareja. Los homicidas se llevaron las dos armas de fuego que tenía el militar.

11 de noviembre de 2007: Los esposos Eduardo Alberto Mayorca Valery, de 68 años de edad, y Carmen Cristina Martí de Mayorca, de 67 años de edad, fueron asesinados en la calle Altúnez, en El Marqués, frente a la iglesia San Juan Eudes, donde asistirían a un matrimonio. Mayorca fue capitán de navío y se había retirado de la vida militar; sin embargo, sacó su arma de fuego y trató de evitar que le robaran el carro Ford Laser en el que se trasladaba con su esposa. Tres delincuentes dispararon contra los esposos Mayorca que fallecieron frente a la entrada del templo.