• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Policía judicial no ha capturado a homicidas de la psicóloga zuliana

Unidad del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminálisticas / El Nacional

Unidad del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminálisticas / El Nacional

Eva Marinú López fue asesinada hace una semana. Se presume que estaba vinculada sentimentalmente con un pran de Sabaneta  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ha pasado una semana del asesinato de la psicóloga y modelo zuliana Eva Marinú López Ruiz, de 25 años de edad, frente a la iglesia San Rafael en el barrio Bicentenario de Maracaibo. El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas no ha capturado a los responsables. Sin embargo, se presume que detrás del crimen estaría un pran de la Cárcel Nacional de Maracaibo -conocida como cárcel de Sabaneta-, con quien la mujer estaba presuntamente involucrada sentimentalmente, o un funcionario policial.

“La investigación continúa, pero no podemos dar detalles para no entorpecerla”, aseguraron voceros de la policía judicial. Versiones extraoficiales indican que identificaron a uno de los autores materiales del asesinato, que es una de las tres personas que sometió a López Ruiz el 20 de junio en la tarde, y le dio al menos cinco tiros. Los hombres bajaron a la mujer a la fuerza de su vehículo y le dispararon.

A López Ruiz, que se graduó de la Universidad Rafael Urdaneta, se le vincula sentimentalmente con líderes de la cárcel de Sabaneta, así como con funcionarios policiales. La ruptura de una relación sería la razón de su asesinato. Aunque no se ha confirmado, la pesquisa indica que la orden de su muerte vino del penal.

La prensa regional, que citan fuentes de la policía judicial, señala que el crimen de la modelo detonó una guerra entre dos grupos de delincuentes, y prueba de ello es el artefacto explosivo que fue lanzado en una vivienda de la urbanización La Victoria de Maracaibo el mismo día de la muerte de la mujer. Eso sería una de las aristas del caso. No obstante, los investigadores creen que la razón de la muerte es pasional.


Ex novios víctimas. De acuerdo con pesquisas policiales, al menos tres ex parejas de López Ruiz habrían sido asesinados a tiros: Benito Semprum Peña, de 26 años, cuando se enfrentó a una comisión de la policía judicial; un funcionario de Polipadilla, Landy Asley Larsen Pirela, de 39 años, cuando iba en su camioneta por el distribuidor Delicias de Maracaibo; y el funcionario de Polisanfrancisco Álvaro José Villanueva, que fue asesinado frente a un establecimiento nocturno. Le dieron un disparo en la cabeza.

La familia de la mujer, que dejó huérfana a una hija, no ha confirmado ni negado las versiones publicadas en la prensa regional. Sin embargo, algunas personas que indicaron tener vinculación con la familia se comunicaron con un medio digital horas después del asesinato

para exigir el retiro de una información en la que se vinculaba a la mujer con líderes de la cárcel de Sabaneta. Dijeron que si no lo hacían, aplicarían medidas al respecto, pero no precisaron cuáles.

Allegados dijeron que días antes de su muerte, la mujer se encontró con el padre de su hija y le dijo que la cuidara si algo le pasaba. Al parecer, en ese momento tenía un golpe en el rostro que le habrían dado en la penitenciaría de Maracaibo. Se conoció que semanas antes también presentó una cortadura en la cabeza. Supuestamente le dijo a sus familiares que la habían asaltado.

López Ruiz residía en la urbanización El Naranjal de Maracaibo con su hija, su madre y una hermana. Quienes la conocieron la definieron como una mujer encantadora, alegre, cariñosa y muy independiente. No tenía compromisos laborales. Se conoció que semanas antes de su muerte renunció a su trabajo en una entidad bancaria.


El dato

El mes pasado, y en circunstancias similares, fue asesinada Marielis Yurisgreivis Zerpa Márquez, de 30 años de edad, en el sector Los Estanques de Maracaibo. Era técnico superior en Contaduría. La averiguación determinó que habría estado vinculada sentimentalmente con dos hombres, uno de los cuales estaba preso en la cárcel de Sabaneta. Así como en el caso de la psicóloga, se presume que su muerte fue ordenada desde el penal.