• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Planes antidelictivos con tropas no funcionaron en 14 años

Guardia Nacional Bolivariana

Guardia Nacional Bolivariana

La toma de parroquias caraqueñas por soldados de la FANB tendrá un impacto inmediato en la criminalidad, pero no será sustentable según indican los expertos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La toma militar de cinco parroquias de Caracas plantea que el nuevo Gobierno continuará con la estrategia de utilizar la Fuerza Armada con fines de seguridad ciudadana, tal y como lo hizo sin mayor éxito durante los 14 años de Hugo Chávez.

El anuncio del presidente Nicolás Maduro, ratificado luego por el titular de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, general de división Miguel Rodríguez, indica que a partir del lunes los componentes de la FANB se desplazarán en las parroquias Sucre, El Recreo y Antímano del municipio Libertador; Petare, en el municipio Sucre, y El Cafetal, en Baruta.

Esta es la primera decisión para abatir la criminalidad durante el gobierno de Maduro.

El plan, denominado Patria Segura para el cual fueron asignados 3.000 hombres, durará 6 meses.

El nuevo mandatario no se diferencia de su predecesor.

Durante su permanencia en Miraflores, el teniente coronel retirado aprobó 20 planes de seguridad ciudadana, algunos de alcance limitado. Sólo uno fue aplicado netamente por civiles, el Madrugonazo al Hampa (2010-11).

El director del Observatorio Venezolano de la Violencia, Roberto Briceño León, dijo que estos planes ocasionan entusiasmo en la población pues los delincuentes "se toman algunos días de vacaciones". Luego, las cosas vuelven a ser como antes.

A otro lado. Tanto el sociólogo como el ex jefe de la Oficina de Control Policial de Polinacional, comisario general jubilado Luis Rodríguez, criticaron la decisión por su corto tiempo de aplicación y su alcance limitado. Otro efecto indeseado será que los delincuentes desplacen su actividad a territorios cercanos que no estén saturados con tropas.

Expresaron que la salida de militares a la calle es inconstitucional y sólo persigue reforzar el control político y social a través del miedo. Esto explicaría por qué utilizan a la FAN y no a Polinacional.

"Esta es una medida típica de los gobiernos de derecha latinoamericanos", dijo Briceño.

Rodríguez advirtió que los soldados del Ejército deberían formarse al menos ocho meses para poder cumplir trabajos de seguridad ciudadana. De lo contrario, los riesgos de uso desproporcionado e inoportuno de la fuerza son grandes.

Añadió que las tropas serán inútiles pues nada más servirán para hacer alcabalas o puntos de control que los delincuentes eludirán con facilidad.


Los primeros años (1999-2004)
Durante el primer quinquenio con Hugo Chávez en la presidencia el cargo de ministro de Relaciones Interiores tuvo una alta rotación. Los titulares no duraron, en promedio, más de un año. Dos fueron civiles (Ignacio Luis Arcaya y Luis Miquilena) y los otros cuatro militares retirados: coronel Luis Alfonso Dávila, capitán de navío Ramón Rodríguez Chacín, teniente Diosdado Cabello y general en jefe Lucas Rincón. La inestabilidad política hizo que a la postre tres de estos ministros salieran de las filas del oficilismo.

Dávila planificó en 2000 el primer Plan Nacional de Seguridad Ciudadana, complementado luego con un Plan Estratégico de Prevención a la Violencia. En ambos casos, pero especialmente en el primero, se planteaban roles para los militares por razones de estricta necesidad: no había suficientes policías civiles para afrontar el problema. La ausencia de una línea clara permitió que el viceministro de Seguridad Ciudadana para 2001, general de división Francisco Belisario Landis, planteara por primera vez que los soldados de la Policía Militar del Ejército harían patrullajes mixtos con la Guardia Nacional en las grandes ciudades. Las cifras de homicidios no disminuyeron en ninguno de los años de este período. Pasaron de 6.521 a 8.402 en 2004.

La tasa nacional brincó de 27 a 32 casos por cada 100.000 habitantes. El aumento entre ambos extremos del lapso fue de 28%. El total más elevado fue en 2003, cuando hubo 9.307 casos, según datos oficiales. A pesar de ello, el Ejecutivo mantuvo la línea de tener a los militares cada vez más asentados en las calles.


El Plan Piloto
Entre 2004 y 2008 la cartera de Relaciones Interiores fue ocupada por tres militares retirados: el teniente del Ejército Jesse Chacón, el capitán de la GN Pedro Carreño y Rodríguez Chacín, por segunda vez. A partir de 2003 hubo un auge de los secuestros con 277 casos. En septiembre de 2004 Chacón presentó el Plan Piloto de Seguridad. Sus dos grandes objetivos fueron reducir la criminalidad y mejorar la percepción ciudadana sobre la seguridad. Para ambas cosas, acudió a la Guardia Nacional. Los secuestros disminuyeron levemente para dispararse en 2006. La tasa de homicidios nunca descendió. Carreño, luego, desestimó las recomendaciones de la Comisión de Reforma Policial constituida por su predecesor. Entre los consejos estaba asignar la seguridad ciudadana exclusivamente a civiles. Carreño creó un "comando unificado" para afrontar el secuestro, pero cuando entregó el despacho los plagios llegaron al récord de 353 casos. Un año después la marca fue de 537.


El criminólogo y el guardia
En septiembre de 2008 Rodríguez Chacín entregó el MRI a quien era su viceministro de Seguridad Ciudadana, el criminólogo Tareck el Aissami. El despacho había pasado siete años bajo la conducción de militares retirados que usaron a la FAN sin resultados positivos.

Rodríguez, por ejemplo, instauró los dispositivos Noche Segura, Caracas Segura, Autopista Segura y Ruta Segura en el que los guardias nacionales cuidaban unidades de transporte público. El Aissami rescató los informes de la Conarepol y apostó a la creación de la Policía Nacional.

Mientras, utilizó a la GN. En febrero de 2010 el Presidente lanzó el Dispositivo Bicentenario de Seguridad que comprendía el uso de todos los componentes militares, incluida la Milicia. El Aissami fue designado para coordinarlo. El criminólogo se vio en la necesidad de elogiar públicamente el esfuerzo de las tropas para preservar la tranquilidad. En octubre de 2012, el Aissami entregó el cargo a Reverol. El actual gobernador de Aragua dejó en marcha el proceso de formación de la Policía Nacional y la Gran Misión a Toda Vida Venezuela. En 2011 hubo un récord de secuestros (1.168) que disminuyó al año siguiente. Los homicidios disminuyeron 5% en 2010 con respecto al año anterior, pero aumentaron en los 2 años siguientes hasta situarse en 16.030. Venezuela se ha convertido en el quinto país más violento del mundo.