• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Plagiarios de comerciante desmembrado decían ser policías

Las manos y la cabeza de la víctima fueron encontradas en la avenida San Martín | Foto José Pacheco / Archivo

Las manos y la cabeza de la víctima fueron encontradas en la avenida San Martín | Foto José Pacheco / Archivo

El rastreo de llamadas telefónicas ha sido clave para orientar las investigaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El grupo que secuestró, asesinó y luego desmembró al comerciante José Enrique Maia Sardinha, de 39 años de edad, se identificó como una alianza entre hampones y policías.

“Sabes que tengo a tu hermano. Esto es un secuestro en combinación con la PTJ y la delincuencia organizada”, le dijeron al hermano de la víctima, Francisco Maia, que estuvo a cargo de las primeras negociaciones.

Al hombre se lo llevaron dos hombres armados cuando supervisaba la descarga de mercancía en su local, Distribuidora Maia, ubicado en la calle Colombia de Catia, el 8 de julio a las 4:30 am.

Los secuestradores también tomaron un arma de fuego de la víctima y dos celulares. Usaron un vehículo cuyas características no fueron precisadas por los testigos.

Los captores tuvieron intensa comunicación con el hermano del cautivo durante los primeros dos días. Las conversaciones fueron monitoreadas por el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestros de la GN.

Fuentes ligadas a la investigación indicaron su extrañeza de que fueron usados teléfonos fijos y celulares, con llamadas que eran hechas desde el interior. Gracias al análisis de las llamadas se logró la identificación de por lo menos 2 mujeres. Pero era un hombre el que dirigía las comunicaciones y exigió el pago de 800.000 bolívares.

Los restos de José Maia los hallaron frente a un supermercado de la avenida San Martín el sábado en la mañana, luego de que fueron arrojados desde un puente. La fiscal 74° del Área Metropolitana de Caracas Adriana Morales fue designada para coordinar las pesquisas.


Homicidas identificados. El Cicpc determinó que hombres conocidos por los apodos de “el Enano”, “Nidio”, “el Catire” y “Gianfranco” están implicados en el plagio y homicidio del comerciante José Enrique Maia Sardinha, de 39 años de edad, cuyo cuerpo fue descuartizado.

El Cicpc está tomando declaración a las parejas de esos individuos. Los investigadores no descartan ninguna hipótesis, entre ellas que se hubiese tratado de una muerte por encargo y que los secuestradores aprovecharon para simular un plagio para obtener más dinero. Presumen que la víctima fue torturada durante el cautiverio. El Cicpc no ha establecido la data de muerte de Maia Sardinha porque no han hallado el torso.

Las llamadas para negociar el rescate fueron hechas desde Táchira para confundir la pesquisa que inició la GNB. El rastreo de las llamadas estableció que del celular del comerciante se hizo una llamada a un teléfono fijo antes del plagio, el cual está relacionado con los números telefónicos que usaron los delincuentes para negociar.


Crimen inédito
Es la primera vez que una víctima de secuestro en Venezuela es desmembrada. El comisario jubilado y ex jefe de la División Antiextorsión y Secuestros del Cicpc Sergio González afirmó que lo ocurrido en el caso de Maia Sardinha no tiene precedentes. “Nunca había visto algo así. Eso hace pensar que hay algo más que un secuestro. Parece una venganza”, dijo. El trato dado al comerciante secuestrado el 8 de julio se ha visto en otros países como México y Colombia. No obstante, indicó González, en Venezuela cuando un plagiario mata al cautivo usualmente le dispara. En los últimos años han ocurrido casos en los que las víctimas han sido sometidas a tratos crueles mientras estaban en poder de los secuestradores. Además de la violencia psicológica es cada vez más frecuente que durante los procesos de negociación les mutilen la punta de un dedo o el lóbulo de una oreja. En 2014 hay reportes de 2 personas a las que les cortaron una falange para enviársela a sus familiares. En un caso la víctima fue un joven de 13 años de edad. Además de Maia, este año han sido asesinadas por lo menos otras 7 personas mientras estaban en poder de secuestradores.