• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Personal de Bello Monte tuvo que identificar 42 cadáveres del Pérez Carreño

En la morgue del hospital Pérez Carreño se acumularon 42 cadáveres que no habían sido identificados por falta de personal especializado | Foto Archivo El Nacional

Carmen Meléndez, ministra del Interior y Justicia, inspeccionó ayer la medicatura de Bello Monte junto con funcionarios de su despacho

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Personal de la morgue de Bello Monte —que ahora se denomina Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, dependiente del Ministerio del Interior y Justicia— se quejó porque 10 odontólogos y antropólogos fueron enviados el miércoles a la morgue del hospital Pérez Carreño de manera intempestiva para que identificaran 42 cadáveres.

Ese personal comenzó sus labores a las 8:00 am y salió de las instalaciones del centro asistencial entre las 5:30 pm y 6:00 pm.

Ayer en la mañana un médico de esa dependencia se trasladó al Pérez Carreño para firmar las certificaciones relacionadas con las causas de muerte e identificación de cadáveres que estaban acumulados en la morgue de ese centro de salud, algunos casi esqueléticos.

Entre los expertos hay malestar que lo habían expresado hace varios días cuando manifestaron su rechazo a estar adscritos al Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses.

En cuanto al trabajo que tuvieron que realizar en el Pérez Carreño aclararon que esa no es responsabilidad de ellos, que están dedicados a la investigación científica y no a la salud pública. Al parecer en ese hospital carecen del personal que debe realizar esa labor que hicieron los odontólogos y antropólogos forenses.

Los profesionales de la medicatura forense consideran que ellos no fueron tomados en cuenta cuando se decidió eliminar la Dirección Nacional de Ciencias Forenses, que desde su creación estaba adscrita a la policía judicial, para dar paso al Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses que depende del Ministerio del Interior y Justicia.

Una dependencia con múltiples fallas. En la morgue hay carencias, por ejemplo, las cavas no funcionan a cabalidad, algunas no tienen puertas, lo que conlleva a que los cadáveres se descompongan rápidamente.

Quienes tienen que ir a esa dependencia se quejan del hedor que emana de la unidad. A ello se agrega la cantidad de trámites que tienen que hacer los dolientes lo que también retarda la entrega de los cuerpos. Cuando los cuerpos son entregados es necesario sepultarlos inmediatamente debido a su estado de descomposición.

Ayer se comentó que Ricardo Cova, director de la morgue del hospital Victorino Santaella de Los Teques, podría sustituir al actual director del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, Ángel Alberto Espidel Aguilar.

Ayer también la ministra del Interior y Justicia, Carmen Meléndez, acompañada de personal de su despacho, entre ella la viceministra del Sistema Integrado de Investigación Penal, María Wendolay Martínez, visitó la morgue de Bello Monte e inspeccionó diferentes departamentos para conocer las condiciones en que se encuentran.

Un recorrido similar hicieron el ex ministro Miguel Rodríguez Torres y la ministra de Salud Nancy Pérez, el mes pasado.