• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Pedrito "El mata policías" formaba parte de la banda de "El Coqui"

Foto Cortesía | PNB

Foto Cortesía | PNB

Pedro Enrique Gil Zabala (26) fue ultimado por funcionarios de la Policía Bolivariana la noche de este lunes cuando se encontraba en la comunidad de Nueva Cúa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fuentes ligadas a la Policía Nacional Bolivariana (PNB), informaron que Pedro Enrique Gil Zabala, de 26 años de edad, poseía cinco órdenes de aprehensión por el delito de homicidio.

“Pedrito el mata policías” era el alias por el cual le conocían sus compañeros delictivos. Fue ultimado por efectivos de la PNB. Presentaba orden de aprehensión por el Tribunal 25°, 5°, 48° y 47° de la región Metropolitana de Caracas.

Todas estas por el delito de homicidio calificado y robo de vehículo, según fechas 5, 12, 14 y 17 de agosto y 27 de abril de 2015.

Gil, según versión extraoficial estaba vinculado con la banda que opera en la Cota 905 liderada por “El Coqui”, por otra parte, también dirigía un grupo hamponil que se dedicaba al robo de vehículo, secuestro y asesinato de personas.

Días antes los efectivos de la PNB habían recibido a través de las redes sociales varias denuncias de la comunidad de Los Magallanes de Catia, específicamente los habitantes del sector El Hueco, calle La Laguna y Emiliano Hernández, donde reportaban las fechorías de este delincuente.

Residía en  los Magallanes de Catia pero fue emboscado en Nueva Cúa, al parecer efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) y de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), adscritos a la División de Delincuencia Organizada lo tenían plenamente identificado.

Los hechos

Pedro Gil fue ultimado de un balazo en la cabeza por funcionarios de la PNB la noche de este lunes cuando se encontraba en en el sector Uno de Nueva Cúa, municipio Urdaneta, estado Miranda. 

La víctima fue trasladada hasta un centro de salud donde falleció a los pocos segundos. Según testigos, abrió fuego de forma deliberada contra una comisión policial cuando se vio acorralado.