• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Padre de estudiante de la Unexpo encontró su cadáver al rastrear mensajes

Foto: Alexandra Blanco | El Nacional

Foto: Alexandra Blanco | El Nacional

Julio Ávila, de 24 años de edad, fue hallado muerto con varias puñaladas ayer en los laboratorios de mecánica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Todos los accesos de la Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre, en La Yaguara, estaban cerrados ayer desde las 10:00 am con barricadas. A esa hora los estudiantes de la casa de estudios iniciaron una protesta para rechazar el asesinato del alumno Julio Humberto Ávila, de 24 años de edad, estudiante de quinto semestre de Ingeniería de Sistemas.

Su padre, Julio Ávila, después de tres días de búsqueda encontró el cuerpo de su hijo ayer a las 6:00 am luego de rastrear unos mensajes que a través de Facebook el estudiante intercambió con una mujer que lo citó el viernes para que se vieran en la “bajada de Moñongo”, detrás del Obelisco, donde están los laboratorios de mecánica de la universidad. Allí encontró a su hijo muerto de varias puñaladas, y boca abajo. El joven aún tenía puesta una gorra del Magallanes y su bolso.

El hombre, notablemente afectado, relató que desde el viernes en la tarde no supo de su hijo y que el sábado en la mañana, además de denunciar que estaba desaparecido, inició la búsqueda por hospitales e incluso en la medicatura forense de Bello Monte. Ayer a primera hora solicitó a un vigilante que le permitiera hacer un recorrido con él por la Unexpo para buscar al estudiante.

“Mi hijo tenía un teléfono costoso que dejaba en la casa por seguridad. Allí su hermana, después de buscar, encontró unos mensajes que intercambió con la muchacha. Las autoridades en esta universidad son incompetentes. Con la inseguridad como está hoy en día deberían sacar a los estudiantes apenas terminen las clases y no dejarlos que hagan fiestas aquí”, expresó.

Ávila dijo que de acuerdo con lo que había averiguado, la mujer que se comunicó con su hijo tiene un novio que presuntamente habría tenido problemas con la víctima: “Me dijeron que los vieron juntos. Los vigilantes vieron al sospechoso salir de la universidad el viernes a las 11:00 pm en una camioneta Bronco de color rojo con blanco”.

Una comisión de funcionarios del Cicpc cercó la escena del crimen luego de que el padre del estudiante les reportó el hecho. Poco antes de las 10:00 am Daniel Álvarez, jefe de Homicidios del Cicpc, llegó al lugar de los hechos con otros investigadores que se trasladaron a la universidad con una furgoneta para realizar el levantamiento del cadáver; sin embargo, los estudiantes solo les permitieron el ingreso peatonal a otros funcionarios luego de que cerraron los accesos a la casa de estudios. Mientras los agentes de la policía judicial realizaban sus labores, otros alumnos hablaron con Alba Carrero, directora académica de la Unexpo, para pedirle que tomen medidas contra de la inseguridad.

Patricia Delgado, una de las allegadas de la familia Ávila, les entregó el celular del estudiante a los funcionarios del Cicpc para que rastreen los mensajes que la víctima recibió antes de ser asesinada.

En la casa de estudios hubo tensión. Los estudiantes abandonaron las aulas de clases para enumerar las situaciones de inseguridad que han tenido que sortear en el ambiente de clases.

Félix Durán, estudiante de sexto semestre de Ingeniería Industrial, explicó con preocupación cómo han tenido que sortear lo inseguro de la casa de estudios para cumplir con sus horas académicas.

El alumno recordó el robo masivo que se registró el 22 de abril de 2014 a la 1:00 pm en las canchas deportivas cuando varios delincuentes ingresaron para asaltar. En el hecho Joel Palacios, estudiante de séptimo semestre de la misma carrera, resultó herido de bala en las piernas.

“Ese día se llevaron computadores portátiles, bolsos y teléfonos celulares y resultó herido nuestro compañero. A veces los delincuentes se trepan por las paredes para entrar a robar, y para consumir drogas y alcohol”, advirtió.

Otro de los estudiantes de Ingeniería Mecánica, Reinaldo Gómez, se presentó en las adyacencias de la escena del crimen. Allí comentó que estudió los primeros tres años de la carrera con Ávila. “Fue un gran compañero. Era muy tranquilo y callado; sin duda, una gran persona. Hace un año le conocí una novia, pero no sé si es la misma mujer que se comunicó con él”, precisó.



alugo@el-nacional.com