• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Oficial de la Aviación pilotaba jet en el que viajaban sobrinos de Flores

El juez del Distrito Sur de Nueva York reprogramó para el 2 de diciembre la comparecencia de Franqui Flores y Efraín Campo Flores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El jet Citation siglas YV2030 perteneciente a una constructora, en el cual viajaron a la capital de Haití Franqui Francisco Flores de Freitas y Efraín Campo Flores, sobrinos de la primera dama Cilia Flores, detenidos por conspiración para llevar drogas a Estados Unidos, era tripulado  por Pablo Urbano Pérez y Pedro Miguel Rodríguez González, este último un teniente coronel activo de la Aviación, residenciado en Maracay.

Rodríguez González fue plaza del Grupo 5 e igualmente de la Inspectoría General del componente castrense. Está casado con una oficial de la misma institución militar. En marzo de 2014, aún con el grado de mayor, le tocó comparecer como testigo en el juicio contra dos capitanes y un sargento que hurtaron una avioneta de la Aviación en Maiquetía y se la llevaron a Apure, en septiembre de 2011. Los militares fueron condenados por un tribunal castrense.

Después de practicar la detención en Haití, los agentes estadounidenses hicieron un barrido al jet y luego permitieron su retorno a Venezuela.

El lunes se conoció que fue diferida para el 2 de diciembre la audiencia en el proceso contra Flores de Freitas y Campo Flores.

El juez que lleva la causa en el Distrito Sur de Nueva York, Paul Crotty, recibió el lunes una petición del abogado de Campo John Reilly en el sentido de posponer por dos semanas la comparecencia pautada para mañana miércoles.

El documento indica que la solicitud fue hecha de común acuerdo con los apoderados de Franqui Flores de Freitas, Vincent Southerland y Jonathan Marvinny, e igualmente con los representantes de la Fiscalía que fungen de acusadores.

Flores y Campo fueron aprehendidos en un hotel de Puerto Príncipe por agentes de la Agencia para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) y trasladados el martes 12 de noviembre a Nueva York, donde son procesados por conspiración para llevar a Estados Unidos un alijo de 800 kilos de cocaína.

La acusación presentada ante un gran jurado de esa ciudad indica que ambos y otras personas cuyos nombres todavía no han sido divulgados supuestamente se confabularon para llevar el cargamento de alcaloide desde Venezuela hasta México, haciendo escala en Honduras. Los dos acusados se declararon inocentes durante la audiencia de presentación. Permanecen recluidos en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York.