• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

ONU responsabiliza al Estado por desaparición de preso

Francisco Guerrero Lares tenía cinco meses en la PGV cuando a sus familiares les dijeron que lo mataron y sepultaron en ese penal, pero su cuerpo no ha sido hallado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Comité contra la Tortura, de la Organización de las Naciones Unidas, responsabilizó al Estado venezolano el pasado 15 de mayo en su 54º período de sesiones de la desaparición, en septiembre de 2009, de Francisco Dionel Guerrero Lares, de 36 años de edad, que tenía 5 meses recluido en la PGV, en San Juan de los Morros, estado Guárico.

Guerrero Lares estaba sentenciado a 13 años de prisión por el robo de un reloj y sus familiares tramitaban un beneficio para él, que fue concedido el 21 de diciembre de 2010.

Humberto Prado, director del Observatorio Venezolano de Prisiones, y Marianela Sánchez, coordinadora del área penal de esa ONG, acompañan en las diligencias actuales al padre y a la esposa del desaparecido, Francisco Guerrero Sánchez y Mariolyn Hernández.

El Comité contra la Tortura considera que el Estado venezolano violó los artículos 2, 11, 12 y 14 conjuntamente con el artículo 1º, e insta al Estado a iniciar una investigación exhaustiva y efectiva sobre las circunstancias que rodearon la desaparición de Guerrero Lares. La instancia también exhortó al Estado a procesar, juzgar y castigar a los responsables de las violaciones cometidas en perjuicio del sentenciado y en tercer término instó a las autoridades venezolanas a conceder una indemnización y rehabilitación a Guerrero Lares, en caso de estar vivo, y a sus familiares, de conformidad con la Convención contra la Tortura.

El comité solicitó al Estado informar las medidas que están adoptando en este caso, en un plazo de 90 días contados a partir de la fecha de transmisión de la decisión.

Prado dijo que la decisión del comité fue remitida a la Fiscalía y agregó que el OVP continuará asistiendo a la familia de Guerrero hasta que localicen los restos del preso. Información extraoficial obtenida por los parientes indica que el hombre fue ultimado, descuartizado y enterrado en la PGV porque no pagó la “causa” esa semana.