• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Muerto técnico al resistirse a entregar anillo de bodas

Norina Pignoni, esposa de Márquez Bolívar, presume que su esposo no pudo sacarse la prenda | Foto Alexandra Blanco

Norina Pignoni, esposa de Márquez Bolívar, presume que su esposo no pudo sacarse la prenda | Foto Alexandra Blanco

Lo hirieron de tres tiros en el sector La Chapa, en La Victoria, estado Aragua, y murió en el hospital de El Llanito. Los autores del homicidio fueron dos motorizados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego de 25 días recluido en los hospitales Jesús María Benítez, en La Victoria, estado Aragua, y en el Domingo Luciani, en El Llanito, Antonio Márquez Bolívar, de 44 años de edad, murió como consecuencia de tres disparos que le dieron el viernes 5 de febrero cuando el parrillero de una moto intentó despojarlo de su anillo de matrimonio.

Márquez Bolívar era padre de dos hijos, laboraba como técnico de ascensores y residía en la calle Colón, en La Victoria.

Como el 5 de febrero estaba libre salió de su taller junto con un mecánico que le recomendó a una persona para que le comprara unas rolineras.

Ambos iban en el auto Hyundai Accent propiedad de Márquez Bolívar. El mecánico le había presentado a la persona que le vendería las rolineras, quien a su vez estaba con un amigo en otro vehículo.

Al llegar al sector La Chapa, el mecánico le pidió a Márquez Bolívar que se detuviera en una panadería para hacer una compra; mientras, el técnico en ascensores conversaba con los otros dos hombres.

Cuando Márquez Bolívar bajaba de su auto al sitio llegaron dos individuos en una moto, que vestían chalecos como los que usan los mototaxistas. El parrillero se dirigió a Márquez Bolívar y le pidió el anillo de matrimonio que llevaba puesto.

Norina Pignoni, esposa de la víctima, dijo que no se sabe qué le pasó a su marido; presume que se puso nervioso o no pudo sacarse la prenda. Sus acompañantes le gritaban al técnico que entregara el aro, pero como no obedeció, el delincuente le dio tres tiros, uno de los cuales lo impactó en el abdomen y le causó daños en varios órganos.

En el hospital de La Victoria fue sometido a dos intervenciones quirúrgicas y como se requería que le hicieran otra, lo trasladaron al Hospital de El Llanito.

Pignoni dijo que cuando su esposo estuvo consciente conversó con la familia y creía que en el suceso le habían robado su vehículo.

En El Junquito. A Jesús Hernández Goitía, de 22 años de edad, obrero de una empresa, lo hirieron de un tiro en la femoral el sábado a las 12:00 de la noche, en el sector Loma Andina, kilómetro 3 de El Junquito, cuando regresaba de su trabajo. Lo despojaron de cartera, dinero y un cheque.

Una persona que pasó por el sitio y lo reconoció fue quien notificó el hecho a los familiares que lo trasladaron al hospital Pérez Carreño donde murió el domingo a las 10:00 am. A esa hora sus parientes no se habían acostado porque el obrero no había llegado.

Génesis León, cuñada de la víctima, indicó que no habían retirado el cuerpo porque carecen de recursos económicos y tuvieron que solicitar la colaboración de la Alcaldía de Liberador. “Uno vale más muerto que vivo”, expresó.

Franklin Ríos Rivas, padrastro de Hernández Goitía, indicó que la inseguridad está generalizada. “Aquí todo sabemos cuando salimos, pero no sabemos cuando regresamos”.

El Dato
15 cadáveres fueron ingresados a la morgue de Caracas entre lunes y martes. Entre los cuerpos está el de una mujer, no identificada, en avanzado estado de descomposición, que fue hallado por transeúntes en Montalbán III, cerca de una estación de servicio. La mujer vestía una franela fucsia, pantalón jean morado y zapatos deportivos del mismo color.

Los transeúntes que localizaron los restos de la mujer notificaron el suceso a una comisión de Patrullaje Vehicular de PNB que a su vez informó lo ocurrido al Eje Central de contra Homicidios.