• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Muerto empleado bancario en intento de robo en San Martín

Familiares de Padilla que aguardaban en la morgue se mantuvieron herméticos | FOTO ALEXANDRA BLANCO

Familiares de Padilla que aguardaban en la morgue se mantuvieron herméticos | FOTO ALEXANDRA BLANCO

Dos de los asaltantes fallecieron en el Hospital Pérez Carreño luego de que la víctima repelió la acción

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alejandro Padilla Piñango, de 27 años de edad, empleado bancario, murió el miércoles en la noche luego de repeler la acción de dos antisociales que intentaron asaltarlo cuando estacionaba su auto cerca del edificio Mil Centro, entre las esquinas de Palo Grande y Alcabala de la avenida San Martín, donde visitaría a unos familiares.

Los dos individuos que iban a robarlo resultaron heridos y luego fallecieron en el Hospital Pérez Carreño, informaron fuentes extraoficiales.

Esa noche Padilla Piñango estacionaba su vehículo y dos hombres armados abrieron la puerta derecha delantera y se introdujeron en el carro para tratar de someterlo, pero Padilla Piñango se defendió y sacó un arma de fuego con la que logró herir a los atacantes, pero un tercer antisocial lo hirió mortalmente y falleció en el sitio.

Hasta el mediodía de ayer los cadáveres de los dos hombres que intentaron robar a Padilla Piñango no habían sido trasladados a la morgue.

Una vez sean llevados a esa dependencia para practicarles la autopsia, serán identificados mediante la necrodactilia. Cuando se conozcan sus nombres, la policía científica procederá a entrevistar a sus familiares para precisar qué actividad realizaban; además, determinarán si registraban prontuario policial o si estaban solicitados por algún tribunal u organismo de seguridad.

Habitantes de la zona donde ocurrió el suceso explicaron que un indigente que deambula por San Martín se habría llevado un arma de fuego, antes de que llegaran las autoridades al lugar. Más tarde, un funcionario policial colectó otra pistola.

Explicaron que uno de los delitos que se ha incrementado en la avenida San Martín es el robo, porque antisociales e indigentes han tomado como guarida la parte baja del elevado, inaugurado hace más o menos un año. De allí salen para atacar a sus víctimas a cualquier hora del día o la noche.

Los vecinos, que mantuvieron sus identidades en el anonimato, manifestaron que les preocupa la situación por la proliferación de robos, no solo en la vía pública sino también en comercios.

Los delincuentes irrumpen en los negocios para asaltar a clientes y empleados, además de amenazar con sus armas de fuego a los propietarios de los locales. Igualmente motorizados o automovilistas son víctimas de quienes permanecen debajo del elevado.