• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Muertes violentas los fines de semana se dispararon 41,6% en Caracas

Familiares de las víctimas acudieron a la medicatura forense | Foto Alexandra blanco / Archivo

Foto Alexandra blanco | Archivo El Nacional

El reagrupamiento de bandas y la poca atención al problema de la inseguridad han incrementado la criminalidad violenta, advierten expertos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Marzo finalizó en el Distrito Capital con 485 muertes violentas. No solo ha sido el mes de este año con mayor cantidad de perecidos reportados a la medicatura forense. Si se revisan las estadísticas, ningún mes de marzo, durante el último lustro, ha tenido tantos fallecidos en Caracas. También es el segundo más violento en 15 meses, después de diciembre pasado.

Durante este año la criminalidad ha estado en permanente crecimiento, para agravar el problema en la segunda capital más violenta del mundo, según la lista del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública, Justicia y Paz.

El promedio de muertes violentas durante el primer trimestre de este año en Caracas se elevó 7% con respecto al mismo período de 2014. La situación se ha agudizado durante los fines de semana. En enero, la media de fallecimientos diarios entre los viernes en la tarde y los lunes en las madrugadas era de 12. En marzo fue 17 y en su primer fin de semana hubo 68 ingresos en la morgue de Bello Monte. En otras palabras, la violencia durante los fines de semana en la capital se disparó 41,6%, aun cuando en este trimestre se suspendió el porte de armas y se restringió la venta del alcohol en tres oportunidades por los asuetos de Navidad, Carnaval y Semana Santa, como medidas para reducir la criminalidad.

Esta tendencia no se restringe solamente a Libertador y los cuatro municipios capitalinos del estado Miranda. Cifras de la policía judicial conocidas extraoficialmente indican que en Guarenas (municipio Plaza) hubo 56 averiguaciones por homicidios durante marzo, 30% más si lo comparamos con el mismo mes de 2014.

En los Valles del Tuy la situación fue similar pues hubo 89 expedientes por homicidios, cifra 29% superior a la del tercer mes de 2014. En Aragua fueron reportados 112 homicidios solamente en marzo, 18% más que el total correspondiente al mismo mes de 2014. Allí se incluye los casos de “resistencia a la autoridad” y las averiguaciones-muerte, que también son procesados por los ejes de investigaciones de homicidios en cada localidad.

En el primer trimestre del año, en el que también ocurrió un cambio en la cartera de Relaciones Interiores con la designación del mayor general Gustavo González a principios del mes pasado, se registraron elevados números de mujeres, agentes de seguridad, y niños y adolescentes asesinados: hasta el 30 de marzo habían asesinado a 46 mujeres, 60 menores de edad y 33 policías en la Gran Caracas.

Para Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de la Violencia, esto obedece a una intensificación general de la criminalidad en el país. En su criterio, los delitos no violentos, como el hurto, también se han tornado más frecuentes.

“Por los datos que tenemos ha aumentado la criminalidad general, incluso el delito menor, ese cometido por delincuentes no profesionales”, explicó.

Los cuerpos de seguridad están conscientes de esta situación, aunque sus representantes no lo reconozcan durante sus declaraciones públicas. Una evaluación llevada a cabo en la Policía Nacional Bolivariana concluyó que en febrero hubo un incremento total de 2,4% en los casos de homicidios reportados en las 16 áreas del país donde sus oficiales desempeñan actividades preventivas. Las mayores alzas fueron en Aragua, Zulia y la parroquia Sucre del municipio Libertador, en Caracas.

En esas zonas, los sábados y domingos son los días en los que hubo más muertes violentas.


Crisis económica y oportunidad. Briceño indicó que el deterioro de las condiciones económicas y la ausencia de interés gubernamental serían los principales factores para explicar el incremento de la delincuencia.

“Se ha discutido mucho sobre la asociación entre pobreza y criminalidad. Lo que vemos es un proceso acelerado de empobrecimiento; una pendiente negativa que no hace del individuo un asesino, pero que sí lo puede llevar a la delincuencia para robar. Le da puerta de entrada a la criminalidad”, explicó.

En el caso de las bandas ya estructuradas, se agudizan las disputas por el control de territorios. Indicó que los aparatos de seguridad y justicia carecen de recursos para responder ante la creciente presión ocasionada por el aumento de la actividad hamponil.

“La impunidad es creciente. Si no logran ocuparse de los delitos graves, la posibilidad de hacerlo con los menores es muchísimo menor”, advirtió.

La percepción es que este problema se agravará en lo que resta del año. Según el subcomisario jubilado Javier Gorriño, el interés del gobierno y de la población está enfocado en otros asuntos.

“Si la delincuencia nunca fue una preocupación del gobierno, ahora menos lo será”, afirmó.



Reagrupados. Otro de los delitos de alto impacto que ha tenido un repunte es el secuestro. La estadística del Cicpc –que no incluye los casos conocidos por la Fiscalía y la Guardia Nacional Bolivariana–

indica que hasta el mes de marzo bandas delictivas habían privado de su libertad a 53 personas en todo el país. Son 3 víctimas más que las reportadas durante el primer trimestre de 2014.

En el Distrito Capital y en Miranda 40 personas han sido víctimas de este delito; es decir, 21% más que las afectadas en las mismas zonas durante los primeros 3 meses de 2014.

El abogado Javier Gorriño, subcomisario jubilado, señaló que en estos meses se reagruparon las bandas desmanteladas desde finales de 2013.

“Estos grupos se han desplazado una vez más en el norte de Chacao y en El Hatillo. Cuando hay golpes policiales, las bandas se mudan o van a otra actividad, hasta que ven una nueva oportunidad”, expresó.



La cifra. 39% de los delitos conocidos por la PNB en febrero ocurrieron entre las 6:00 pm y las 12:00 pm. Las noches, en general, son las horas en las que se presenta más riesgo de victimización. En el caso específico de los homicidios, la mayoría de los casos (36,5%) ocurrió entre las 3:00 pm y las 9:00 pm