• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Motorizados mataron a pareja por no acatar sus normas en cortejo fúnebre

Nathaly Trujillo, de 31 años de edad, tenía 7 meses de embarazo. Su esposo también fue asesinado y el suegro resultó herido

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nathaly Trujillo, de 31 años de edad y con 7 meses de embarazo, fue asesinada ayer a las 11:30 am en la autopista Valle-Coche junto con su esposo Pedro Ramón Marapacuto Santander, de 38 años de edad, cuando el suegro de la mujer se negó a acatar las normas que impusieron motorizados que guiaban un cortejo fúnebre. 

El doble homicidio lo investiga la División Nacional contra Homicidios. Extraoficialmente se conoció que las víctimas recibieron múltiples disparos cuando los motorizados trancaron el paso en las adyacencias de la alcabala 3 de Fuerte Tiuna y exigieron a los conductores que no se atravesaran.

La víctima laboraba como secretaria en el ministerio de Defensa. La pareja se trasladó a Caracas para hacer unos exámenes médicos a la embarazada y entregar la carta aval en la clínica donde daría a luz. 

De acuerdo con la versión policial, las víctimas —que viajaban en un vehículo Ford modelo F-150— resultaron heridas de bala cuando Marapacuto padre, que conducía el automóvil, aceleró, y los motorizados dispararon contra la camioneta. El hombre, de 64 años de edad, resultó herido en hombro y costado izquierdos y fue trasladado al hospital Periférico de Coche.  

El hecho causó congestión de vehículos en la autopista hasta la tarde. Los conductores más afectados fueron quienes se desplazaban desde Tazón hacia Caracas.
Comisiones de la policía judicial se trasladaron hasta la arterial vial para hacer el levantamiento de los cuerpos.

Con la muerte de Trujillo la cifra de mujeres asesinadas en la Gran Caracas en lo que va de 2015 ascendió a 40.

El lunes a las 4:00 am Estefanía Torres, de 19 años de edad, murió a manos de su novio que le disparó en la cabeza en su vivienda ubicada en el sector El Estanque de Coche.

Fuentes policiales informaron que la víctima, que estudiaba Comunicación Social en la Universidad José María Vargas, nunca denunció a su pareja que la golpeaba y la maltraba psicológicamente.