• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Motín en Catia terminó con el traslado de 25 presos

Un oficial de la PNB fue tomado como rehén por los presos y llevado a la azotea del centro de reclusión, desde donde amenazaron con lanzarlo al vacío | Foto Álex Delgado

Un oficial de la PNB fue tomado como rehén por los presos y llevado a la azotea del centro de reclusión, desde donde amenazaron con lanzarlo al vacío | Foto Álex Delgado

Los detenidos en los calabozos de la PNB de la avenida Sucre tomaron la azotea, donde mantuvieron de rehén a un oficial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con el traslado de 25 sentenciados hasta la cárcel de Puente Ayala, en el estado Anzoátegui, concluyó ayer a las 11:00 am el motín en la sede de la Policía Nacional Bolivariana ubicada en la avenida Sucre de Catia, donde el domingo en la noche los detenidos iniciaron una protesta en reclamo por el hacinamiento y las condiciones infrahumanas en que se encuentran.

La cotidianidad en la zona se vio alterada desde el domingo a las 8:45 pm, cuando los detenidos anunciaron la protesta; el tránsito en la avenida Sucre se congestionó ayer temprano en la mañana y tuvo su mayor foco en la autopista Caracas-La Guaira.

Los reos trasladados fueron enviados en una unidad de Metrobús hasta el estado costero. A partir de ese momento los detenidos abandonaron la azotea, donde se mantuvieron durante la protesta, y liberaron al oficial de la PNB Alexander Valencia, que junto con el oficial jefe Ciro Landaeta habían sido tomados como rehenes el domingo en la noche, cuando ingresaron a las celdas a sacar la basura. Landaeta fue golpeado y luego liberado, mientras que Valencia permaneció en poder de los reos, que estaban encapuchados, y amenazaban con lanzarlo al vacío si los funcionarios de la División de Orden Público del cuerpo policial subían hasta donde se encontraban, pues en otra torre de la comisaría había francotiradores, al igual que en un edificio ubicado enfrente.

Un periodista de una agencia internacional de noticias logró hablar por teléfono con Valencia mientras continuaba como rehén en la azotea. Dijo que lo estaban tratando bien y que los encapuchados no tenían armas de fuego, sino armas cortantes.

Poco antes del fin del motín entró a la sede de la PNB una furgoneta de la morgue para retirar el cadáver de Juan Bautista Infanta Párraga, de 56 años de edad, que murió por politraumatismos. Estaba preso allí desde el 14 de abril por el delito de violación.

En el tiempo que duró la protesta hubo enfrentamientos entre policías y familiares de los detenidos que llegaron a la avenida Sucre de Catia el domingo después de comenzar la protesta. Cuando decidieron finalizar el motín con el traslado de sus compañeros, y ante la presunción de una requisa, los presos lanzaron sus carteras y celulares en bolsas plásticas a sus parientes.

Malas condiciones y hacinamiento. Carmen Blanco, vocera de los familiares, dijo que piden el traslado de los detenidos. Denunció que no tienen luz ni agua y que son maltratados. Los parientes tienen que llevarles agua para tomar y para bañarse. Algunos padecen sarna por falta de aseo personal. También aseguraron que muchas veces los policías no entregan la comida que ellos les llevan. A los detenidos tienen que llevarles bolsas y envases plásticos para que hagan sus necesidades.

En la sede policial hay seis calabozos y uno está inhabilitado, así como los baños.

Humberto Prado, director del OVP, dijo que lo ocurrido en la PNB obedece a obedece a “una mala política penitenciaria que hace que los jueces tengan que pedir cupos al Ministerio de Servicios Penitenciarios cuando eran ellos los que designaban el lugar de reclusión de una persona”.

Cifras

170 presos hay en la sede de la PNB de Catia aunque solo tiene capacidad para 50 personas

240% de hacinamiento hay en esa comisaría, según datos del Observatorio Venezolano de Prisiones

1 calabozo está inhabilitado de 6 que hay en esa sede, lo que agudiza el hacinamiento