• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Médicos fallecidos venían de prestar ayuda a indígenas

Las víctimas de la avioneta que se estrelló en Ocumare del Tuy pertenecían a una organización de profesionales y pilotos que viajan a esas comunidades a llevar comida y medicinas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los médicos Carlos Rafael Acevedo Herrera y María Alejandra Merchán Guerrero, que fallecieron en el accidente aéreo el sábado antes de llegar al Aeropuerto Metropolitano de Ocumare del Tuy, integraban un grupo de médicos y pilotos que ayudan a las comunidades indígenas.

Junto a ellos iba Jesús Emilio Chacón Turmero, copiloto y médico, quien resultó herido.

Las tres personas regresaban de Kavanayén, estado Bolívar. Habían aterrizado en Ciudad Bolívar para abastecer de combustible la avioneta tipo Bonanza A36, color blanco, siglas YV1637.

Acevedo Herrera era además el piloto de la aeronave.

Los restos de las víctimas fueron levantados y trasladados a la medicatura forense de Bello Monte, en Caracas. Los dos médicos murieron por politraumatismos, mientras que el copiloto fue llevado a un centro asistencial de Ocumare del Tuy donde no lo atendieron por falta de insumos, y luego lo trasladaron a una clínica en Caracas.

Al parecer, cuando la aeronave se aproximaba al terminal aéreo de Ocumare del Tuy había mal tiempo en la zona y se precipitó a tierra luego de haber chocado contra un árbol en la entrada de la pista del terminal. Las autoridades aeronáuticas se encargaron de las investigaciones para determinar las causas del siniestro. En el sitio hicieron una inspección y se colectaron partes de la aeronave que serán analizadas por los expertos.

Los tres médicos dieron asistencia gratuita a los más necesitados en Kavanayén.

Acevedo Herrera, Chacón Turmero y Merchán Guerrero siempre viajaban a las comunidades indígenas del estado Bolívar no solo para prestar atención médica gratuita, sino para llevar alimentos y medicamentos a sus habitantes.

La organización de la que formaban parte las víctimas contaba con aviones prestados por Octavio Colson, piloto que murió en la Gran Sabana y que no era profesional de la medicina, pero que ayudaba a que médicos ofrecieran asistencia a estas comunidades indígenas.