• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Mataron a un salmista durante tiroteo entre bandas en Antímano

La víctima cerraba las puertas de una capilla

Elvis Bernabé Rojas murió al ser impactado en el pecho por un proyectil, el sábado en la noche. El hombre quedó en la línea de fuego

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El sábado a las 8:30 pm Esaú Rojas observó algunos movimientos sospechosos en torno a la capilla de El Carmen del sector La Cumbre de Antímano. Le dijo a su hermano Elvis Bernabé Rojas que mejor cortaban las conversaciones con otros feligreses, y abandonaban en lugar cuanto antes.

Pero Elvis Rojas no percibía el mismo riesgo. Según el párroco de Antímano, Ramón Cote, se trataba de un “muchacho muy sano”, a quien le gustaba la actividad religiosa.

Esaú esperó hasta que pudo y luego se alejó algunos metros del templo. Entonces comenzó un tiroteo entre un grupo que permanecía en un callejón adyacente a la edificación y otro ubicado en el lugar opuesto.

Se escucharon más de 20 detonaciones desde ambos lados. Elvis Rojas le ponía cerrojo a las puertas de la capilla. Pero no terminó la tarea.

Su hermano y otros compañeros de la parroquia se devolvieron hasta el lugar donde yacía el hombre que durante las misas recitaba los salmos, mientras lo acompañaba con los acordes de la guitarra.

“Creíamos que estaba desmayado, pero cuando lo volteamos y le quitamos la chaqueta vimos la herida”, recordó Esaú Rojas. El proyectil lo hirió en el pecho, y de inmediato ocasionó una hemorragia.

La capilla queda barrio arriba, muy cerca del punto donde finaliza la ruta de los transportes públicos que parten desde la plaza Bolívar de Antímano. A esa hora, sin embargo, muy pocos vehículos se aventuran a recorrer el sector, debido a la criminalidad. Los transportistas han optado por recortar sus horarios de servicio ante los frecuentes robos de vehículos, secuestros y extorsiones.

Transcurrieron 15 minutos desesperantes hasta que Esaú Rojas y sus amigos pudieron ubicar a un tío que regresaba de viaje en el interior del país. En ese auto particular pudieron llevarlo hasta el hospital Miguel Pérez Carreño. Al llegar, había fallecido.

 

Disputa armada. Rojas era empleado de una agencia bancaria en el Centro Plaza. Allí se encargaba de verificar las cantidades que ingresaban en la bóveda. En sus tiempos libres se dedicaba de lleno a actividades religiosas que eventualmente le permitirían renovar su bautismo en Israel.

El párroco de Antímano lamentó esta muerte. Dijo que desde el atentado contra un oficial de la Policía Nacional en diciembre en el sector se han reportado varios incidentes.

Indicó que los oficios religiosos se llevan a cabo en esa capilla tres veces por semana. Comienzan a las 6:00 pm y terminan a las 8:00 pm a más tardar. Pero a veces la ceremonia se prolonga y los asistentes quedan en los alrededores del templo, como ocurrió el sábado. “Ahora la gente anda con mucho temor. Creo que tendremos que reformular los horarios”.

Durante lo que restó del fin de semana y el lunes, el área donde ocurrió el crimen el permanentemente recorrida por patrulleros motorizados de la  Policía Nacional Bolivariana, siempre con las armas montadas y listas para disparar.

En el lugar atribuyeron el incidente a los intentos de una banda del sector recientemente invadido, Tierra Roja, por ejercer un control sobre las actividades delictivas del lugar. Los deudos acudieron a la subdelegación Caricuao de la policía judicial para aportar detalles sobre lo ocurrido.

El domingo la capilla abrió para hacer una misa en sufragio por el joven.