• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Mataron a un oficial agregado de policía de Sucre

El padre de Johan Coita exigió justicia en crimen del niño / Antonio Rodríguez

El padre de Johan Coita exigió justicia en crimen del niño / Antonio Rodríguez

Cuando pasaba frente al mercado endógeno de Petare en su moto Suzuki fue atacado por un hombre que le dio un disparo en la cara

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El oficial agregado de Polisucre, Hernán José Rada Rada, de 45 años de edad, fue herido de un disparo ayer en la mañana y falleció en la tarde luego de ser intervenido quirúrgicamente en el hospital Pérez de León de Petare.

Rada Rada estaba adscrito a la Brigada de Patrullaje Motorizado de esa institución, en la que tenía 17 años de servicio. Estaba casado y era padre de cinco hijos. Su esposa está embarazada.

Es el funcionario policial número 20 asesinado en la Gran Caracas, de acuerdo con cifras extraoficiales.

Manuel Furelos, director de Polisucre, informó que el hecho se registró cuando el funcionario policial pasaba frente al mercado endógeno Gloria al Bravo Pueblo, en Petare, en su moto Suzuki DR 650. Fue sorprendido por un hombre que le hizo un disparo en la cara.

Sus compañeros de trabajo dijeron que Rada Rada era un agente que tenía una conducta intachable.

 

Artigas. El cadáver de un hombre no identificado fue ingresado a la morgue el miércoles en la noche, procedente de la segunda calle de Artigas, parroquia San Juan. Lo ultimaron de varios disparos.

La víctima fue atacada cuando estaba en su moto y hablaba por teléfono ese día a las 9:00 pm. Presumen que fue víctima de un grupo delictivo que le quitó el vehículo y sus documentos de identidad.

El cuerpo fue levantado por una comisión de funcionarios del eje oeste del Cicpc, que iniciarán las averiguaciones luego que la víctima sea identificada mediante la necrodactilia.

Hasta ayer al mediodía nadie había llegado a la medicatura forense para reclamar el cuerpo.

 

Pide justicia. Alexander Coita Soto, padre de Johan Coita Barreto, de 12 años de edad, pidió que se haga justicia por la muerte de su hijo. “Ellos tienen que pagar porque era un niño, no un perro”, indicó. Un grupo delictivo en el sector La Ceiba, en San Agustín del Sur, mató al muchacho a tiros y cuchilladas, y luego lo quemaron.

Coita Soto se enteró de lo ocurrido el martes en la mañana. Dijo que la familia vive en la torre D de Terrazas del Alba y que el adolescente salió a hacer unas compras el lunes pasado en la noche. Como no regresó a la casa pensaron que se había quedado en casa de algún familiar que reside en la zona. Se quejó de la inseguridad en la zona.