• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Mataron a una mujer para robarla en su casa

Aracelys Sarmiento, tía de la víctima, denunció el ensañamietnocontra su sobrina | Foto RAÚL ROMERO

Aracelys Sarmiento, tía de la víctima, denunció el ensañamietnocontra su sobrina | Foto RAÚL ROMERO

Delincuentes se introdujeron en la vivienda, la estrangularon y le dieron múltiples cuchilladas el lunes en la madrugada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una niña de 4 años de edad que lloraba angustiada fue quien avisó a los vecinos que su madre estaba muerta dentro de su casa. Stephany Carolina Sarmiento, de 22 años de edad, yacía en el piso de una habitación. Murió por asfixia mecánica al ser estrangulada, y recibió múltiples cuchilladas.

El homicidio ocurrió el lunes en la madrugada en la casa número 30-16 de la calle La Unión, sector La 37 del barrio Mesuca de Petare.

La niña salió llorando por la parte de atrás de la vivienda y alertó a los vecinos, que acudieron a la residencia y localizaron el cadáver de la mujer que, junto con su madre, organizaba la venta de comida en los mercados a cielo abierto de Mercal en esa comunidad desde hacía tres años. Era la tercera y única hembra de cuatro hermanos. Era madre de dos niños, el menor de 2 años de edad, que estaba en la casa con su hermanita cuando ocurrió el hecho. Con su muerte asciende a 95 el número de mujeres asesinadas en 2015 en la Gran Caracas.

Los homicidas entraron por la parte posterior de la vivienda. Robaron un televisor, un equipo de sonido, dinero en efectivo producto de las ventas de Mercal, celulares y tablets.

“Hicieron con ella lo que les dio la gana. Se ensañaron con ella. Al parecer entraron a la casa en la madrugada”, dijo Aracelys Sarmiento, tía de la víctima.

El Cicpc trabaja el caso y ya tendrían la identidad de los autores del crimen. La familia desconoce quiénes la mataron.

Aracelys Sarmiento les hizo un llamado a las madres para que no colaboren con sus hijos en hechos delictivos que destruyen a las familias. “Que se den cuenta de lo que hacen sus hijos. Lo que hacen los hijos es culpa de las madres que saben en qué andan. Aceptan cosas robadas. Apuesto a que las madres de estos (los homicidas de su sobrina) saben lo que ellos hicieron”, agregó.

Sarmiento explicó que en la comunidad todo el mundo sabía que su sobrina guardaba en su casa el dinero de las ventas de Mercal. “Era muy querida en el barrio. Era trabajadora, ayudaba a la gente y hasta les hacía prestamos”, indicó.