• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Mataron a una mujer durante guerra entre bandas

La hija de la víctima tuvo que esperar a que la ráfaga de tiros cesara para buscar a su madre | Foto Alexandra Blanco

La hija de la víctima tuvo que esperar a que la ráfaga de tiros cesara para buscar a su madre | Foto Alexandra Blanco

En los últimos cuatro días no han cesado los tiroteos en la parroquia por conflictos entre las organizaciones delictivas. Se disputan el control de la droga

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Durante los últimos cuatro días ha habido tiroteos en el sector El Observatorio del 23 de Enero. En ese lapso los intercambios de disparos han cobrado la vida de dos personas. El sábado murió Franklin Lobo, de 27 años de edad, cuando hacía la cola para comprar la bolsa de comida que ofrecen los miembros del Comité Local de Abastecimiento Popular (CLAP).

La víctima más reciente es una mujer. Se trata de Ana Zambrano, de 43 años de edad.

El domingo en la tarde salió de su trabajo. Era ascensorista en el Centro Médico de Caracas, localizado en San Bernardino, y se dirigió a Parque Central a visitar a una amiga. Luego del encuentro se fue a su casa en el sector El Observatorio. Tomó una camioneta en la parada El Cañón con dirección a su residencia. El chofer de la unidad de transporte tenía un parentesco con ella y la dejó al pie del callejón donde vivía. A los minutos que arrancó, escuchó unas detonaciones y le preguntó a una de las hijas de Zambrano si había llegado a la casa porque unos hombres estaban disparando.

Ana Sepúlveda, hija de la víctima, tuvo que esperar a que la ráfaga de tiros cesara para buscar a su madre. Le pareció extraño que no hubiese llegado aún.

“Tuve que resguardarme con el resto de mis hermanos mientras la situación se calmaba. La banda de la entrada del Plan de Sierra Maestra tiene rencillas con una organización delictiva de la parte alta y llevan varios días en conflicto. Cuando los disparos cesaron la llamé varias veces a su celular, y no contestaba. Decidí bajar a buscarla, y estaba en el piso. La habían herido. La llevamos al hospital de Lídice, pero falleció a los pocos minutos de haber ingresado”, contó Sepúlveda.

La víctima dejó cuatro hijos y llevaba 15 años trabajando en el centro asistencial. “Era una mujer peleona porque le gustaba que las cosas se hicieran de manera correcta, pero a su vez era dulce y protectora”, dijo su hija.

Un vecino del sector expuso que desde el viernes los enfrentamientos no han cesado en la zona, pues las organizaciones delictivas se pelean la plaza de droga.

“Vivimos con temor las 24 horas del día. Cuando los colectivos tocan las sirenas porque van a tomar la comunidad para una actividad o una protesta no podemos salir. Cuando hay enfrentamientos entre bandas tampoco. Cuando estamos en la calle y el sector está tomado por grupos armados nos quedamos en casa de parientes o esperamos hasta dos horas a esperar que se normalice la situación. Nos queremos mudar, pero en estas circunstancias para dónde. Nos encomendamos a Dios, es lo único que nos queda”, expresó el habitante.

Amenazas. Ayer en la tarde los integrantes de un grupo colectivo sacaron sus parlantes para amenazar a los administradores del Pdval que funciona en el Cuartel de La Montaña. “Les reclamaban que estaban vendiendo productos que no son regulados y que los residentes no estaban en la obligación de adquirirlos. Les decían que si seguían vendiendo los combos de forma irregular se iban a enfrentar a ellos. Les dijeron que estaban sentenciados”, comentó un lugareño, quien agregó que la advertencia se hizo en el bloque 7.

“Este tipo de amenazas no nos dejan vivir con tranquilidad. Aquí siempre pasa algo y estamos indefensos, ya que los funcionarios no se enfrentan con las bandas ni tampoco les ponen mano dura a los colectivos. Estamos a la voluntad de Dios y a rezar para no ser víctima de la violencia”, indicó una residente de El Observatorio.

La cifra
80 mujeres han sido asesinadas en la Gran Caracas en lo que va de año, de acuerdo con cifras extraoficiales. La mayoría de los homicidios fueron cometidos con armas de fuego