• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Mataron a dos menores de edad por un celular

El padre de una de las víctimas relató que su hijo, Breyember Orocopei, trabajaba como obrero a destajo | Raúl Romero/ El Nacional

El padre de una de las víctimas relató que su hijo, Breyember Orocopei, trabajaba como obrero a destajo | Raúl Romero/ El Nacional

Los jóvenes salieron de una fiesta cuando fueron abordados por un grupo que los acusó de robo y abrió fuego contra ellos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Breyenber Moisés Orocopei y Yober Trujillo, de 16 y 17 años de edad, respectivamente, estuvieron en una fiesta, en el parcelamiento La Fe, sector Macario, Las Adjuntas, en la que se perdió un teléfono celular. Intentaron revisar a todos los asistentes a la celebración, que se desarrolló en un complejo de la Misión Vivienda de la zona, pero Orocopei y Trujillo se negaron a mostrar sus bolsillos.

Al salir del lugar fueron abordados por el dueño del celular extraviado, quien le dijo a un grupo que lo acompañaba: “Maten a estos”. Acto seguido, abrieron fuego contra los jóvenes. Pablo Orocopei, padre de una de las víctimas, relató los hechos. Agregó que le avisaron del fallecimiento de su hijo, quien desde hace dos años vivía con un tío en un refugio y trabajaba como obrero a destajo, a las 4:00 am de ayer.

A Deivis Lezama, de 30 años de edad, lo mataron para robarle la moto ayer en la madrugada, aproximadamente a las 4:30 am. Vivía en Las Minas de Baruta con su madre. Deja a tres hijos. Uno de los familiares de la víctima dijo que, aunque también disponía de un carro, usualmente prefería la moto para trasladarse más rápido.

También fue asesinado de múltiples disparos Luis Alberto Hurtado, de 45 años de edad, ayer a las 6:45 am, en las inmediaciones de una invasión en la esquina de Quebrados, en la parroquia San Juan de Caracas. Su esposa relató que tocaron la puerta de su vivienda en la madrugada y que Hurtado se levantó para verificar. Luego la mujer escuchó gran cantidad de detonaciones. Cuando fue en la búsqueda de su esposo descubrió el cadáver en la entrada de su casa.

José Cáseres, de 50 años, fue ultimado con arma blanca dentro de su vivienda, en el kilómetro 11 de El Junquito. Era chofer de una unidad pública.

El fin de semana fueron ingresados 21 cuerpos en la morgue de Bello Monte, lo que elevó a 45 la cantidad de muertes violentas registradas en lo que va de mayo.