• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Mataron a tres hombres en festejos de Año Nuevo

Las víctimas fueron perseguidas y tiroteadas por supuestos invasores de inmuebles entre las esquinas de Jesuitas y Maturín

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El primer homicidio múltiple de 2013 en Caracas tuvo como víctimas a tres personas que celebraban el Año Nuevo frente a un edificio de la Misión Vivienda, entre las esquinas de Jesuitas y Maturín.

Apenas habían transcurrido 15 minutos desde que finalizó 2012, cuando José Alberto Reverón Yánez, de 24 años de edad, despedía a su mamá que vive en una de las dos torres levantadas en la avenida Oeste 3. En la vía festejaban varias personas, entre ellas sus amigos Miguel Ángel Pineda Ramírez y Ángel Vargas, de 26 y 27 años de edad, respectivamente.

Niurka Yánez, hermana de Reverón, relató que un grupo de aproximadamente quince invasores del edificio Pemar, localizado en la esquina Maturín, rodearon a Reverón, Pineda y Vargas y les dispararon a mansalva. Los dos primeros fallecieron en el mismo lugar. Vargas murió cuando iba al hospital Jesús Yerena de Lídice. Hubo, además, una mujer herida.

El tiroteo ocurrió a dos cuadras de la central de la policía judicial, en la avenida Urdaneta. No obstante, los atacantes permanecieron en el sitio amedrentando a los familiares de las víctimas, quienes lograron volver a sus apartamentos. Luego arrastraron el cadáver de Pineda por la avenida y lo quemaron parcialmente. Funcionarios de la División contra Homicidios hicieron el levantamiento del sitio del suceso. Cuando llegaron, los cadáveres ya no tenían zapatos, pues sus deudos se los habían quitado.

En la avenida había más de 35 casquillos de calibres 9 mm y 7.65 mm. Niurka Yánez afirmó que a las víctimas les robaron los teléfonos celulares. Su hermano y Pineda eran obreros de la Misión Vivienda, que participaron en la construcción de las torres frente a las que ocurrió el tiroteo.

No obstante, otros vecinos indicaron que entre los habitantes de las nuevas torres y los invasores del edificio que está en la esquina hay viejas rencillas, que fueron saldadas al comenzar el año nuevo.