• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Mataron a la gerente de personal del Inapymi

La calle Santa  Ana, donde ocurrió el crimen, es considerada un atajo peligroso pues quienes lo usan para eludir el tránsito por La Guairita y el bulevar de El Cafetal suelen ser víctimas del hampa | Foto: Alex Delgado

La calle Santa Ana, donde ocurrió el crimen, es considerada un atajo peligroso pues quienes lo usan para eludir el tránsito por La Guairita y el bulevar de El Cafetal suelen ser víctimas del hampa | Foto: Alex Delgado

Maritza Bravo recibió seis disparos de hombres que la seguían en una moto por la calle Santa Ana, que une a Macaracuay con El Cafetal. No le robaron nada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De seis tiros mataron a Maritza del Valle Bravo Rodríguez, gerente de Recursos Humanos del Instituto para el Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industrias, en la calle Santa Ana en El Cafetal.

Ayer a las 6:40 am la mujer, de 41 años de edad, circulaba por la vía en sentido Macaracuay-El Cafetal. Conducía un Hyundai Getz verde, placas AA924DL. Cuando pasaba por el sector conocido como El Mirador dos hombres que iban en una moto Kawasaki KLR-650, color verde, intentaron interceptar el vehículo. El parrillero tenía una pistola calibre 9 mm.

A esa hora numerosos vehículos circulaban por la calle. El flujo del tránsito se hacía más lento debido a un reductor de velocidad. La mujer no pudo acelerar y los hombres le dispararon en cuatro oportunidades por el cristal del piloto.

Con los impactos la mujer giró el volante hacia el lado izquierdo e hizo que los delincuentes cayeran al pavimento. Moribunda, la víctima solo pudo aparcar el vehículo en la salida del estacionamiento de una quinta. Mientras hacía eso rozó por el lado derecho con un auto blanco que iba en sentido contrario.

El parrillero se acercó hasta la parte delantera del vehículo e hizo otros dos disparos que hirieron a la víctima en el hombro y la cabeza. Luego se subió otra vez en la moto y huyó rumbo a Macaracuay, sin llevarse ninguna pertenencia de la mujer.

Llaman a los bomberos. Cuando los asesinos se alejaron, el conductor del auto blanco se bajó para auxiliar a la víctima. Al ver los orificios ocasionados por los disparos gritó pidiendo ayuda. Los primeros en llegar fueron los bomberos, pero los funcionarios se abstuvieron de mover a Bravo al constatar que estaba muerta debido a una acción criminal.

El homicidio ocurrió en un lindero entre los municipios Sucre y Baruta. En el lugar se presentó Manuel Tangir, director de Seguridad de Baruta.

Luego de hacer un recorrido por la zona se determinó que el episodio fue registrado parcialmente por dos cámaras de video. Alrededor permanecieron, además, testigos presenciales.

Tangir cree que el ataque se originó porque la mujer se resistió al robo.

“En el video se aprecia cómo unos hombres a bordo de una motocicleta agreden a esta ciudadana, mientras ella intenta esquivarlos hasta golpearlos y derribarlos. Una vez que los individuos lograron levantarse y recuperar la moto huyeron de forma rápida a Macaracuay, desde donde venían”, explicó.

Los investigadores de Homicidios del Cicpc no descartan aún la posibilidad de que Bravo haya sido víctima de sicarios o que su muerte fuese por venganza.

Al revisar el auto, los funcionarios encontraron un bolso marrón con pertenencias de la mujer, así como varios documentos relacionados con su vida privada y profesional. También colectaron cinco conchas de proyectil, y los discos duros de los sistemas de vigilancia que captaron la persecución y el momento en que mataron a la funcionaria.

Maritza Bravo era licenciada en Administración. Al conocer la noticia en las redes sociales sus compañeros de trabajo contactaron a los familiares y acudieron a la medicatura forense de Bello Monte para acelerar los trámites. Se abstuvieron de declarar a los periodistas.