• Caracas (Venezuela)

Sucesos

Al instante

Mataron a escolta y a su sobrina en Lídice

Dos hombres que descendieron de un Chery Orinoco blanco les dispararon para robarle al guardaespaldas una moto KLR, la pistola y el celular

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jeam Medina, de 36 años de edad, escolta de un empresario y padre de tres hijos; y su sobrina Jennifer Rosaida Martínez Medina, de 24 años de edad; fueron ultimados a tiros el martes a las 7:50 am frente a una venta de empanadas del sector El Manguito en Lídice, La Pastora.

Ambos fueron llevados al Hospital de Lídice. El guardaespaldas fue ingresado muerto y la joven sufrió un paro respiratorio, la reanimaron y murió cuando era trasladada al quirófano para operarla.

Medina solía llevar a su hijo al colegio diariamente y a su sobrina a sus labores como recepcionista de una cooperativa del Seguro Social, pero este martes llevó primero a su esposa y a su hijo de 10 años de edad a la emergencia del Lídice porque el pequeño tenía dolores estomacales.

Medina retornó para buscar a su sobrina y cuando estaban en El Manguito fueron atacados por dos hombres que bajaron de un auto Chery Orinoco blanco, y le dispararon al escolta para despojarlo de su moto KLR, del celular y la pistola.

Rosaida Martínez intercedió y pidió que no le dispararan más a su tío y luego se abrazó a él por lo que los delincuentes le dieron seis tiros en la espalda. Medina recibió tres balas en un hombro y un costado.

Marianela Chang, viuda, y su hermana Marisela Chang pidieron que se aplique la pena de muerte o cadena perpetua en el país para que baje la criminalidad.

“No podemos continuar así. Eso es para que se acabe la delincuencia”, indicaron las hermanas Chang.

Marianela se enteró de la muerte de su esposo y de su sobrina cuando estaba con su hijo en la emergencia del Hospital de Lídice. Le informaron que habían sido ingresados dos heridos procedentes de El Manguito y luego supo quiénes eran las víctimas. Indicó que su esposo no tenía problemas con nadie, más bien era muy apreciado por la comunidad.